La Banda Picasso ***

Jesús Usero Enero 22, 2013

Personal apuesta de Colomo para contar uno de los episodios más desconocidos de la vida del artista malagueño. Eso sí, la película tiene más de biopic sobre Picasso que del mencionado incidente, y tal y cómo la vendían parecía más un trabajo sobre la picaresca española en la Francia de inicios de siglo, con el robo de la Gioconda como telón de fondo. Una especie de Ocean’s Eleven a la española con la banda de Picasso como protagonistas. Pero al final la cosa queda más en un viaje a la juventud del pintor y a su círculo de amistades y conocidos, incluso de rivales. Pero el robo, lo que es el robo… acaba siendo casi una anécdota, un colofón al resto de la historia, siempre más interesada en contar las intimidades de este peculiar grupo, que de centrarse en el robo.

La trama nos lleva a un Picasso que llega a Francia y trata de abrirse paso en el mundo de la pintura, con un peculiar grupo de amigos y vividores, pobres como ratas, que intentan impresionar y cambiar la cultura artística (y resulta que lo consiguieron) y que, casi sin quererlo, se ven envueltos en el robo en el Louvre de 1911 de la famosa Mona Lisa, hecho por el cual Picasso es interrogado y llevado ante el juez. Un hecho que el pintor trató de esconder y que termina por definir para el espectador a un hombre complejo, para nada perfecto, capaz de cambiar cómo se percibe el arte pese a la oposición de mucha gente, como el genio Matisse.

Rodada en francés (y es recomendable verla en versión original, la verdad), la película tiene una labor de producción brillante que nos traslada a los cuartuchos y talleres del París de la época, a los trajes y museos, a los cafés y las exposiciones privadas… Hay una labor encomiable, sobre todo teniendo en cuenta los presupuestos limitados del cine español, por recrear la época. Como también hay un gran esfuerzo del reparto por poner rostro y alma a personajes como el propio Picasso, Apollinaire (tan importante como Picasso en la historia, si no más), Bracque, Hugué o Jacob, con especial atención al trabajo de Ignacio Mateos como el genio malagueño, al que sabe dar vida con sus grandezas y sus miserias (los celos, la traición, el miedo…). Y todo plasmado con belleza y sencillez por Fernando Colomo.

Al final el problema quizá es que esperamos más humor de una película así, o que la historia no diese tantas vueltas para llegar al robo y sus consecuencias, que se metiese realmente de lleno en la vida de Picasso… Algo queda pendiente en la historia y la película, algo no termina de cuajar en el guión, que a veces de saltos de ritmo o pierde personajes. El resto queda ahí, entre la brillante producción y puesta en escena y el trabajo de los actores. Quizá ni la propia película tiene claro lo que quiere contar, que termina siendo una visita a la vida del joven Picasso y la gente que le rodeaba, una historia de traición, de amistad y de amor, aunque quizás no el de Picasso.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Viernes, 25 Enero 2013 10:53