Los Croods ***

Jesús Usero Marzo 20, 2013

Aventuras para toda la familia con un gran sentido del humor. Así nos llega Los Croods, que si bien peca de no ser excesivamente original a la hora de trasladar su disparatado argumento a la pantalla (ni falta que le hace, la verdad), suple ese desliz con una aventura entretenida, llena de humor y perfecta para toda la familia. El cine de animación conoce suficientemente bien las claves entre las que se mueve y se maneja como para que cualquier película de uno de los grandes estudios, aunque maneje temas algo trillados y un planteamiento visto antes en otras películas, resulte un delicioso viaje perfecto para disfrutar junto a los más pequeños de la casa. O ya puestos, en solitario. El humor y la aventura no hacen distinción de edades. Menos cuando es humor irreverente. Incluso a veces algo cafre. Ese es el que mejor funciona.

Estamos en la prehistoria y nuestra peculiar familia de cromañones se enfrenta día a día a la supervivencia. Salir de caza en grupo, alimentarse y esconderse al llegar la noche, porque los peligros que acechan hacen que la oscuridad signifique muerte. Pero la hija mayor no parece muy dispuesta a seguir las normas. Curiosa y aventurera, una noche descubrirá a un extraño y fascinante personaje, que la hará enfrentarse también a su estricto padre y, quién sabe, incluso salvar a su familia de la extinción… Con esos mimbres, montar una comedia con el choque cultural y las coñas limoneras a costa de la prehistoria no es muy complicado para los genios de la animación. Conocen muy bien el terreno en el que se mueven…

Sobre todo porque saben que, para ganarse al público, tienen que funcionar su sentido del humor y sus protagonistas, lo que hace que embarcarse con ellos en la historia sea un placer. Y lo consigue fácilmente. Desde la escena de caza (demencial lo de soltar al bebé…) inicial al choque de culturas con el nuevo mundo que descubren (ojo a las coñas con el fuego y cómo obtenerlo del extraño personaje que conocen…). Desde la suegra pesada al hijo mayor lerdo, la familia tiene carisma, sobre todo en los personajes de la hija protagonista y su padre. Hace mucho más sencillo el camino que cualquiera, de cualquier edad, se sienta identificado con esa rebelde con causa y con ese precavido y preocupado padre. Con un mundo lleno de color, de animales fantásticos, de lugares exóticos más allá de la imaginación… en contraposición al original hogar de Los Croods, seco y árido.

Y sí, todos sabemos que la película va a ensalzar los valores familiares, que la trama tiene los giros adecuados en los momentos esperados (la separación y reencuentro, el romance…), que no nos va a sorprender demasiado en ningún punto. Pero nos vamos a reír tanto con ciertos momentos (esa abuela… qué tendrán las abuelas) y vamos a disfrutar tanto la aventura (persecuciones, carreras, peligrosos animales prehistóricos y otros no tanto…) que la película funciona a las mil maravillas desde el minuto uno al cien. No se trata ya sólo de que sea buen cine de animación o buen cine familiar. Se trata de buen cine, de una buena película. Y eso siempre apetece.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 26 Marzo 2013 09:30