×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62

15 años y un día ****

Valedora de los Premios a la Mejor Película, Guión, Música y Premio de la Crítica en el pasado Festival de cine de Málaga, por fin llega a nuestras pantallas esta historia, pequeña, dentro de la filmografía de su directora, pero grande en el retrato de sus personajes.

No hay nada en ella que traicione las constantes a las que ya nos tiene acostumbrados el cine de esta directora, maestra en el arte de explicar la crudeza, la dificultad y la incomunicación que muchas veces encierran las relaciones familiares, con especial atención a las paterno-materno-filiales.

Es docta en meter el dedo en la llaga de sus personajes y hacerles hablar cuando no quieren.
A golpe de sinceridad de la que mata y de vehemencia de la que estremece la realidad que dejan siempre las heridas cerradas en falso de temas pasados inconclusos, escabrosos, sale al encuentro de padres e hijos, cojos emocionalmente, incapaces de mostrar la cercanía y el diálogo que requiere cualquier resolución a un problema y forzarles a tomar el toro por los cuernos y resolver aunque sea a coces.

Su animalario humano lo conforman el secreto, la incomunicación, la soledad como si fueran en sí mísmos, sustantivos animados que campan a sus anchas intentando sobrevivir a la vida como si de un personaje más se tratara habitando las estrecheces del alma de gente que habita su presente, buscando intentar hacer lascosas bien o más o menos bien.

Pero lo más interesante del cine de Gracia Querejeta es el cariño que le toma y con el que trata a sus personajes desvalidos. Los comprende, sin justificarles y les demuestra que uno siempre es fruto de sus circunstancias y que casi siempre, uno recoge lo que ha sembrado en tiempo y que, como en el caso que nos ocupa, todo tiene su recompensa y su castigo, que cada palabra, acto, pensamiento, tiene su consecuencia, que siempre hay un efecto que sigue a una causa.

Querejeta arranca del caldo de cultivo idóneo que viene a ser siempre el conflictor de una relación materno-filial cogída con alfileres.
Una madre, cuando su hijo es expulsado de la escuela, decide mandar al chico a pasar una temporada con su abuelo, un antíguo militar, hombre honesto de pocas palabras pero contundentes y de código moral férreo e inquebrantable.
Es sumamente interesante ser testigos de cómo se enzarzan y luchan por encontrar un punto de diálogo verbal y no verbal estos dos personajes: el muchacho frágil y perdido que responde ante la vida a golpazos de genio y figura y el viejo huraño que habita en los Alpes (como si del abuelo de nuestra querida Heidi se tratara) de playas cristalinas y sol cegador y a miles de kilómetros de sentimientos, antaño conocidos y ahora olvidados.

Y en mitad de esta tempestad, la vida toma la delantera y decide poner las cosas en su sitio y voltearlo todo sin demora y desde las tripas y empieza a obrar milagros: secretos del pasado que emergen a la superfície de las vidas que las creíamos tan estables; un hecho que intriga sin llegar a mantenernos en suspense pero que interesa; un hombre que dejó de querer; una mujer que se quedó colgada de una esperanza y la amargura fue arruinándole sus territorios; una conversación de las que duelen , que se vomita en palabras sin acentos, ni armonía, ni puntos, ni comas, ni tono definido pero que se necesita oir ( una de las mejores escenas de la película); una mujer en estado de gracia y sin suerte que arrastra una pena y un deseo...

Gracia Querejeta vuelve a bordar el microcosmos del sentimiento fuerte pero mal encauzado entre consanguíneos, con escenas y momentos, en verdad, de gran intensidad, de gran emotividad y de gran destreza que procede, sobre todo, de un guión sobresaliente y sumamente inspirado que demuestra perfectamente que su directora es una sabia conocedora del terreno que pisa y de unos actores, con especial mención para un Tito Valverde de "Goya", una Belén López como nunca la habíamos visto, una siempre impecable Maribel Verdú y una Susi Sánchez hermética y perfecta, auténticas bestias actorales, los únicos y verdaderos pilares en los que se cimienta el imaginario de esta directora a la hora de crear a sus monstruos incomprendidos. Marta Simón

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 25 Junio 2013 16:09
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp