Gru 2 ***

Jesús Usero Julio 02, 2013

Un personaje muy querido que regresa a las pantallas en esta simpática secuela. Pero inferior a la original porque, como tantas otras veces, se dedican a dulcificar los personajes “malvados” para adaptarlos al beunrollismo y a lo políticamente incorrecto. Como pasaba con Shrek, del que Gru hereda prácticamente todo. Villano convertido en héroe. Aquí con el tema cambiado, primero padre, ahora enamorado. De vuelta al carril de los buenos y decentes. Que entiendo que es el mensaje más apropiado para los niños, pero que a veces mosquea un poco porque, reconozcámoslo, es mucho más divertido el personaje cuanto más salvaje, impredecible y temible es. Más en una comedia animada para toda la familia. Y pasa lo mismo con sus Minions, auténticos reyes de la función en esta ocasión. Sin ellos la película sería poco menos que un pasatiempo sin más.

Aquí tenemos a un Gru establecido como padre de familia, aunque tenga que lidiar con la llegada de la adolescencia de una de sus hijas, o con el momento ninja de otra. Es feliz, da fiestas de cumpleaños, es cariñoso… y esquiva como puede los ataques de una madre cansina que le busca novia. Pero una agencia secreta le busca para que, al estilo James Bond, localice a un supervillano y evite una catástrofe mundial. Un villano que se esconde en un centro comercial entre la gente normal. ¿Quién puede ser? A Gru le dará tiempo a enamorarse incluso de su compañera de fatigas, aunque ¿será capaz de decirle lo que siente? ¿Le corresponderá ella?

LA animación con respecto a la primera entrega no ha mejorado demasiado y sigue siendo simple y efectiva. Hay más movimientos de cámara, más luz, más juegos narrativos, pero nada drástico, nada realmente espectacular, como lo que nos enseña la gente de Pixar. Si comparamos Gru con Monster University, están a años luz en lo que respecta a la calidad de la animación. Son mundos distintos. Pero aquí tenemos a los Minions de Gru. Y la técnica se va por el retrete.

Porque hay pocos seres tan caóticos, imprevisibles y puñeteros como los minions, simpáticos a fin de cuentas porque son elementos descerebrados en un mundo que busca una razón para todo. Incluso para los villanos. Ellos siguen yendo a su ritmo, ya sea haciendo mermeladas y compotas, persiguiendo a alguien en un coche, siendo capturados y transformados o cuidando de las niñas y la casa (el minion vestido de chacha no tiene precio ni desperdicio). Levantan una película ellos solos. Y en una película divertida y simpática como ésta, su presencia hace que la película sea algo más. Y te ríes mucho con ellos.

Así que ya tenemos otro monstruo del verano en nuestras taquillas, que buena falta le hace. Una película muy entretenida para toda la familia, con mensaje e historia de amor, que no es nada del otro mundo y pierde parte de su frescura, pero gana con la chavalería gracias a su humor para todo el mundo y a los maravillosos minions. Para cualquiera estará en la línea de Shrek más que en la de las películas de Pixar, así que quien disfrute con el ogro verde, adelante con esta.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 13 Agosto 2013 01:04