RED 2 ***

Miguel Juan Payán Julio 24, 2013
RED 2, más sólida que la primera entrega, con nuevos personajes, mejor guión y la misma mezcla de humor/acción.

RED 2 confirma que Bruce Willis ha encontrado su propia manera de explotar la fórmula de Los mercenarios reuniendo a su grupo de espías jubilados en RED y RED 2. Su segunda aventura como el agente Moses, un espía retirado pero que sigue repartiendo leña (incluso más leña que el propio Willis en la quinta entrega de Jungla de cristal, todo hay que decirlo), le ha permitido además seguir explotando la que ha sido una de sus mejores bazas como estrella: la capacidad para mezclar sus cualidades como humorista y su solvencia como estrella del cine de acción. Las primeras pudo explotarlas ampliamente en su debut como figura popular de la pequeña pantalla junto a Cybill Shepherd en la serie Luz de luna y junto a Kim Basinger en su primera película como protagonista, Cita a ciegas. Cuando esa capacidad para ejercer cierto tono gamberro humorístico se cruzó con el personaje de John McClane en La jungla de cristal se completó el puzzle de Willis como estrella cinematográfica que con algunos altibajos, ha seguido funcionándole durante toda su carrera hasta la actualidad. Después de ver RED 2 he llegado a la conclusión de que el personaje de Moses, y no las películas más recientes de la saga Jungla de cristal, es la pieza que realmente completa el arco de desarrollo de Willis como estrella del cine de acción con humor. Además tanto en la primera como en la segunda entrega, el actor ha encontrado una aliada, Mary-Louise Parker, que refuerza sus mejores virtudes como estrella por la misma vía de la screwball comedy y la guerra de sexos que explotaba con Cibyll Shepherd en Luz de luna. Parker tiene sin duda una de las sonrisas más contagiosas de la historia del cine, impone además una interpretación de la comedia con claves de cartoon que marca muy bien el estilo de la saga RED con una cierta cualidad de dibujo animado. De hecho creo que Willis tiene incluso mejor química con Mary Louise Parker de la que nunca tuvo con Cybill Shepherd en Luz de luna.

Tengo que aclarar que la primera entrega de RED me convención bastante en su presentación y me dejó algo frío en su desenlace. Algo que no me ocurre con RED 2 que me parece cuenta con un guión más equilibrado que rinde homenaje de algún modo al cine de espías de la etapa de Guerra Fría, tanto en su estética como en el desarrollo de sus secuencias de acción y persecución, así como en su despliegue viajero por Europa que saca la trama de territorio norteamericano. Habrá quien, como mi compañero de redacción y compinche de cañas Jesús Usero, pueda pensar que en lo referido a secuencias de acción, esta segunda entrega es algo más floja o menos espectacular, ligeramente más plana que la primera. Pero en mi opinión este cambio de planteamiento en la acción es simplemente una cuestión de coherencia de esta secuela respecto a su planteamiento general que le permite mantener una personalidad diferenciada de la primera entrega. Ese guiño u homenaje al cine de espías setentero y ochentero queda plasmado precisamente en una manera de enfocar las escenas de acción más moderada, menos exagerada y virulentamente espectacular que la de RED. Esa mirada hacia atrás que plantea el argumento se da así también coherentemente en la manera en la que aborda sus momentos de acción, que no obstante contienen una espectacular pelea de Willis en un centro de detención, varias secuencias de reparto de leña de uno de sus perseguidores, el asesino a sueldo coreano interpretado por Byung-hun Lee, una espectacular persecución automovilística por las calles de París… Añadan a eso que además la acción no es el punto más interesante de esta saga, sustentada sobre todo en el aspecto de parodia del cine de espías aportado por un reparto que además en esta segunda entrega queda reforzado con la presencia de un paródico y satírico personaje de científico despistado pero letal interpretado por Anthony Hopkins y una espía rusa a la que Catherine Zeta-Jones convierte en un homenaje ligeramente disparatado y sarcástico de las “chicas malas” de la serie Bond.

Junto a ellos, y para completar la oferta, creo que RED 2 saca más partido al personaje de Vicky interpretado por Helen Mirren, incluyendo una divertida parodia de sus personajes de reina británica, y consigue hacer evolucionar esa figura esencial del compinche o socio de aventuras Boggs interpretada por John Malkovich, potenciando ese papel de niñera del personaje de Mary Louise Parker que tenía ya en la primera entrega.

En lo que flojea más esta nueva propuesta es en el villano interpretado por Neal McDonough, que en mi opinión no está a la altura del personaje que interpretara Karl Urban en la primera entrega y resulta mucho más bidimensional. Creo que erraron no contando con Urban en la segunda parte, del mismo modo que me parece que se equivocan no proporcionándole más papel en esta secuela a un personaje que tienen desaprovechado, el jefe del espionaje ruso Iván interpretado por Brian Cox.

Pero lo que está fuera de dudas es que RED 2 es una simpática propuesta de entretenimiento en clave de comedia de acción que sabe sacarle el máximo partido a su mejor baza: la reunión de un reparto de actores de talento probado y prestigio garantizado que disfrutan haciendo el payaso y autoparodiándose, consiguiendo que el espectador participe y se contagie con esa diversión.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 04 Febrero 2014 10:46