×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115

Los Pitufos 2 **

Julio 31, 2013

Secuela divertida para toda la familia, pero menos que la original. Los Pitufos regresan a la gran pantalla tras su paso triunfal por los cines hace un par de años, aunque nadie lo esperaba. Todo el mundo pensaba que Los Pitufos iban a convertirse en una catástrofe económica… y resulta que llenaron las salas de padres que querían que sus hijos conociesen a los personajes con los que ellos se habían criado. Y no sólo en Europa, donde los personajes son populares, sino también en Estados Unidos. Y el resultado fue una película que era mucho más divertida de lo que parecía en un primer momento. Con algunos momentos realmente salvajes que aquí… se han perdido.

La historia nos lleva en esta ocasión a París, con los mismos protagonistas humanos, pero alguno menos de piel azul, en una misión de rescate en Francia para recuperar a Pitufina de las garras de Gargamel. Hay nuevos personajes, animados y reales, como son las nuevas creaciones de Gargamel, Pitufos pero sin esencia azul, y el personaje de Brendan Gleeson, padrastro de Neil Patrick Harris. Con todo ello ya tenemos el enredo y la aventura montados, también en 3D. Y en algunos momentos (el vuelo a través de Notre Dame, la caída desde la Torre Eiffel…) es realmente espectacular. Pero muchas veces la película no acompaña…

Y no lo hace porque ha perdido la mala baba de la original. Sí, no es broma. La original tenía algunos chistes no aptos para niños, como ese Gargamel en el restaurante. Aquí han reducido todo a la comedia slapstick y los momentos en los que Hank Azaria se apodera de la pantalla con su personaje, el brujo más incompetente de la historia, pero con ciertos momentos de gloria a base de golpes y gestos histriónicos. Lo mismo que su gato Azrael. O al sarcasmo galopante de Pitufo Gruñón, que sigue funcionando. Una pena porque la primera parte, sin ser nada del otro mundo, sorprendía por las honestas carcajadas que uno soltaba ante cierta barbarie.

Lo que sí ha mejorado es la parte dramática. De la historia de amor sobre cómo madurar y aceptar que tienes que formar una familia, a la historia de padres e hijos, sobre la importancia no de quién nos quiere de verdad y compone nuestra familia. Las historias paterno-filiales siempre resultan mucho más interesantes y tienen más miga que las historias románticas. Eso está garantizado.

Los niños la disfrutarán tanto o más que la anterior, pero los adultos tendrán poco que rascar en esta ocasión, sin más que algún golpe de humor o alguna caída divertida. No es lo peor del año, pero sin duda tampoco es la mejor opción dentro del cine familiar. No cuando tenemos a Gru rondando todavía en la taquilla. Aunque seguro que llenará cines y lo agradeceremos mucho. Recuerda a todas las películas anteriores de Raja Gosnell, experto en esto de combinar animación con imagen real en películas como Un Chihuahua en Beverly Hills o Scooby Doo. O la más divertida de todas, Los Pitufos.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Domingo, 11 Agosto 2013 16:15