Imprimir esta página

Exorcismo en Georgia **

Jesús Usero Agosto 14, 2013
Valora este artículo
(0 votos)

Floja secuela de una ya de por sí floja película de terror. Aunque en español costará a lo mejor relacionar aquél Exorcismo en Connecticut con ésta nueva película, que, la verdad, no tiene absolutamente nada que ver con la anterior, más allá del título original, The Haunting in Connecticut 2: Ghosts of Georgia. Ni reparto, ni personajes, ni nada de nada. El moderado éxito de la primera, exprimido por esta segunda, que sin embargo tiene un reparto de lo más interesante y algunos detalles que la pueden hacer funcionar a ratos. Pero cuando el público ha recibido con los brazos abiertos Expediente Warren hace nada, nadar en aguas similares con una película como ésta puede suponerles una decepción. No porque Expediente Warren sea una maravilla, pero es muy superior a esta.

Una familia que se muda a una propiedad en medio de la nada en Georgia, matrimonio, una hija y la hermana de la mujer, una gorrona de cuidado. La mujer tiene visiones, que trata de contrarrestar con medicación, pero parece ser un don familiar, y pronto su hija empieza a comunicarse con los espíritus de la gente que vivió en esa tierra… Una historia llena de tópicos, como puede verse, que es el verdadero lastre de la película, que intenta ser algo más que otra vuelta de tuerca a la casa poseída, con aspecto de directa al mercado de vídeo.

Y lo hace con un buen reparto, en el que destacan dos bellezas como Abigail Spencer, la madre, y Katee Sackhoff, la hermana, y la presencia de un joven actor últimamente casi desaparecido como Chad Michael Murray. Son ellos los que intentan, junto a la pequeña Emily Alyn Lind, levantar la película y sus personajes, insuflando vida al tópico, esforzándose por hacer la película más interesante y apetecible. Eso y algunos momentos que realmente funcionan como el pozo, el columpio del árbol, la bañera… Pero todo lo hemos visto ya, todo tiene ese aire de película vista y conocida, nada nuevo. Todo usado y reciclado para la ocasión. Sin mucha fuerza.

Los tópicos se acumulan con demasiada frecuencia durante su poco más de hora y media de duración. La madre abnegada que niega la situación, la hermana que lo sabe todo pero no convence, el padre que no se entera, la hija poseída y hablando con amigos invisibles, la señora ciega que lo ve todo, el amargo pasado que maldijo la tierra… No aprovecha ideas como la de la época de la esclavitud, la posible enfermedad mental de la madre, la taxidermia… todo eso lo toca de refilón mientras se centra en esas imágenes mezcladas entre realidad y sueño, que parecen muy “guays” pero que ya las hemos visto también. Y eso provoca que el espectador termine por aburrirse y desconectar de la película, sin meterse en la historia, ni pasar miedo, ni siquiera con un par de sustos muy bien colocados. O con el tema de que esté basada en hechos reales. Tiene cosas de Poltergeist, de Insidious, de Expediente Warren o de Sinister. Pero no llega a la altura de ninguna de ellas. Y algunas de esas no son precisamente memorables…

Jesús Usero.

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Miércoles, 28 Agosto 2013 08:48