Kick Ass 2: con un par ***

Miguel Juan Payán Agosto 27, 2013

Kick Ass 2: con un par. Algo más floja que la primera, repite fórmula pero sigue entreteniendo.

Más de lo mismo pero entretenida. Esta sería la conclusión resumida de mi impresión sobre Kick Ass 2: con un par. Personalmente siempre he tenido claro, ya con la primera película, que la clave de todo este asunto es Hit-Girl, esa especie de miniatura peleona capaz de repartir leña como un demonio de Tasmania desatado en la primera entrega… Además el personaje está servido por una de las actrices más capaces entre los rostros jóvenes con que cuenta Hollywood en estos días, Chloë Grace Moretz. Así que lógicamente esperaba que le dieran más participación en esta secuela, incluso admitiendo de una vez por todas la realidad: que la verdadera atracción y protagonista de todo el asunto es ella. Lo han hecho, pero sólo en parte. En eso siguen la tónica de la característica más definitoria de la saga de Kick Ass, confirmada con esta segunda entrega: la incapacidad para definirse con claridad y apostar por una u otra cosa claramente.  Eso despista al espectador tanto en la primera como en la segunda entrega.

Me explico para que quede más claro. Le dan más protagonismo a Hit Girl… pero me la ponen llorando en plan Carrie… y eso no encaja con el personaje. Punto negativo. Punto positivo en ese mismo frente: Hit Girl les pone las pilas a las tontainas del instituto de forma tan expeditiva como esperamos de ese personaje. Esas contradicciones despistan. Esa extraña manera pasar de lo más ñoño y fuera de juego en este tipo de historia a lo más salvaje despista. Hace que la película tenga momentos memorables que responden a la que debería ser la verdadera naturaleza de esta saga, el gamberrismo desatado, como el ajuste de cuentas de Mandy en el instituto o esa especie de violación, por llamarlo de algún modo, del supervillano de la historia. Pero al mismo tiempo se pone muy ñoña, muy babas con algunos momentos de Mandy rechazada, Kick Ass con su papá, Kick Ass y sus amiguitos disfrazados haciendo justicia callejera… De forma que en una secuencia te estás riendo de una gamberrada en toda regla… y en la siguiente te estás atragantando con un momento algo moñas que no encaja. Evidentemente eso afecta al ritmo.

Lo que le pasa a Kick Ass 2 en mi opinión es que lo que nos cuentan ya nos lo habían contado en la primera entrega. Que el paso de Mandy/Hit Girl por el instituto tiene algún momento salvajemente acertado… pero no es tan salvaje como debiera y además le falta personalidad, porque resulta poco original en algunas secuencias (ejemplos: la del bailecito de la prueba de animadoras, que viene ser una versión de los bailes flipados de la protagonista de Sucker Punch, los momentos estilo Carrie o Chicas malas…). Creo además que no cuentan realmente nada nuevo desde el lado de Kick Ass, desperdiciando con excesiva rapidez un grupo de personajes que podrían haber dado más juego como el de Jim Carrey o los del resto de pirados de esa especied e asociación justiciera. Tampoco le sacan todo el partido al personaje de guardaespaldas interpretado por John Leguizamo, que podría haber tenido más recorrido como un elemento esencial para prestarle mayor credibilidad a todo el tono disparatado que preside la formación del grupo de supervillanos organizado por Motherfucker, que por otro lado entran demasiado tarde en la historia. ¿Qué decir del personaje de Lyndsy Fonseca?, Katie, la novia del antihéroe en la primera entrega a la que se quitan de encima de manera un tanto precipitada y de un plumazo, casi como si la hubieran metido con calzador, en lugar de desarrollar algo más ese asunto, es una buena muestra de cierto tono de precipitación y prisa que preside toda la construcción de la historia. Me produce la sensación de que ellos saben, y nosotros también, que esto no debería haber sido Kick Ass 2, sino Hit Girl, con Kick Ass y demás en clave de cameo como secundarios. Eso les ha llevado a caer en la trampa de la indefinición y los cambios de tono, de lo más gamberro y salvaje, la parte más divertida, a la contención y la pudibundez previsible, tópica y totalmente fuera de juego con el tema que preside la parte más floja de todo el asunto.

Insisto: Kick Ass 2 debería ser una gamberrada friqui en toda regla, y de hecho lo es en unas cuantas secuencias que son desternillantes. Pero me parece que han querido ser además otra cosa y el mensaje de los imitadores de superhéroes no me interesa nada. Han desperdiciado ese tema, que podría haber sido bastante interesante, limitándose a salir del paso en todo lo que rodea a Kick Ass, dejando las partes más salvajes para adornar algunos momentos, lamentablemente no todos, de los personajes de Hit Girl y Motherfucker y sus sicarios.

Si hacen una tercera, mejor que jubilen a Kick Ass, del que no nos han contado nada realmente nuevo en esta segunda, y se centren en Hit Girl.

Por último un aviso: hay que tragarse todos los créditos completos para ver el final de la película. Lo cual que ayer, en el pase de prensa, sólo mi colega en esta revista, Jesús Usero, y quien esto escribe nos quedamos en la sala para ver esa secuencia final.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 04 Febrero 2014 10:48