Mud ****

Jesús Usero Agosto 28, 2013

Matthew McConaughey nos brinda una de las interpretaciones del año en este magnífico drama. Una compleja y valiente historia que cruza los destinos de dos niños con los de un fugitivo y que bien podría ser la ocasión para ver al actor nominado al Oscar, con su sutil interpretación de ese hombre torturado y perseguido, siempre enamorado, pero de un amor bizarro, imposible, dañino, de esos que acaban costándote hasta la cordura. Porque es un personaje que camina entre la locura y la cordura, entre muchas otras cosas. Una suerte de héroe para dos niños, sí, pero también un forajido, uno perseguido por la ley. Un cobarde, un loco, un enamorado. Todo a través de un actor que define a su personaje con una sola mirada. No es un hombre de muchas palabras.

Y eso que no es el protagonista real de la historia, que es este adolescente que descubre junto a su amigo la guarida de un hombre muy peculiar, en una de las islas cercanas a donde viven. Un hombre llamado Mud que les pedirá ayuda para arreglar un bote y salir de allí, aunque antes llevándose consigo al amor de su vida. Claro que la misión no es sencilla, y el protagonista tendrá que lidiar con sus padres, el orden, la chica, su primer amor y varias cosas más, en uno de esos viajes iniciáticos, que convierten a un niño en hombre. Puede que Mud sea el punto de interés de la historia, pero es Ellis el centro de la misma. Y la interpretación está a la par de la de McConaughey.

Se trata del joven actor Tye Sheridan, visto en El Árbol de la Vida, y demuestra de nuevo lo bien que sabe el director y guionista Jeff Nichols manejar a sus actores. Sólo hay que ver ésta o recordar Take Shelter, y sabremos que apoya sus historias en grandes personajes y grandes actores que den vida a los personajes. Aquí el reparto, magníficos todos y cada uno de ellos, lo completan Reese Witherspoon, Sam Shepard, Michael Shannon (cómo no, siendo Jeff Nichols), Sarah Paulson o Ray McKinnon. Reparto de actores, antes que estrellas. Para una historia que mezcla con valentía el paso a la madurez, la pérdida de la inocencia, el miedo, la cobardía, la fascinación por lo desconocido, el amor o ese momento en el que nos damos cuenta de que nuestros padres no son superhéroes. Con gotas de suspense y misterio, en torno a la figura de Witherspoon, pero ante todo con la vida de este joven que ve tambalearse su vida por todas partes, y trata de anclarla ayudando a un hombre a huir. Un joven que no se parece en nada a los personajes que Hollywood normalmente vende, un joven con agallas (ojo al tema de la “novia” y su resolución se enfrente a quien se enfrente). Todo en Mud respira credibilidad, realismo y una belleza extraña y sencilla, nada aparatosa, pero sí muy supersticiosa, como lo son los personajes de la película. El director sabe cómo componer personajes y una gran historia con sencillez y mucha sensibilidad, que no sensiblería. Pese a ese final en la casa flotante… forzado. Y pese a que, en el último momento, no termine de tener agallas para terminar la historia como debe. Es una pena, porque podía haber sido una película perfecta y redonda.

En una clave completamente distinta, pero independiente e inteligente, es una película que puede emparentarse con Stoker o Bestias del Sur Salvaje, aunque cualquiera que haya visto Take Shelter reconocerá la obra de su director. Ningún aficionado al cine debería perdérsela.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 02 Septiembre 2013 14:16

Artículos relacionados (por etiqueta)