Segundo ataque a la Casa Blanca este año, con más humor y presupuesto. Y más estrellas. Sus dos protagonistas, Channing Tatum y Jamie Foxx, tienen un supuesto mayor tirón comercial que el que podía tener Gerard Butler junto a Aaron Eckhart en Objetivo: La Casa Blanca. Aunque luego se haya comprobado que la taquilla ha preferido esta última en Estados Unidos, con casi 100 millones recaudados, mientras que la que nos ocupa hoy apenas ha pasado de los 70… Imagino que el público no ha querido pagar dos veces por ver una historia tan similar en tan poco tiempo.

Porque las similitudes entre ambas películas son evidentes, más allá de la trama de un grupo terrorista que asalta la Casa Blanca y quiere al presidente, y un hombre que se encuentra en medio de todo ello, dispuesto a demostrar a los terroristas que el sueño americano no es tan fácil de vencer. Cambian los terroristas, aquí ultranacionalistas americanos, en lugar de coreanos, pero la fuente de inspiración es la misma, nos encontramos ante un remedo de La Jungla de Cristal, no muy sutil, la verdad, en este caso mezclada con Arma Letal, por su tramo de buddy movie. Los parecidos con la trama y esencia de La Jungla son tantos, que si te molesta mínimamente la película puede hacerse muy cuesta arriba. Desde el líder terrorista, al secuestro de un familiar del protagonista, pasando por algunas escenas claves de acción.

Aunque lo que en la película de Gerard Butler era sangre y seriedad, ultraviolenta y bastante gore, en esta es más sentido del humor y espectacularidad, haciendo lucir un mayor presupuesto y con un director, Roland Emmerich, que es todo un experto en eso de arrasar la Casa Blanca, desde los tiempos de Independence Day. Se nota en el guión de James Vanderbilt un sentido de la autoparodia superior al de la otra película, aunque el asalto inicial resulte más creíble y brutal en la de Butler. Más que nada porque aquí parece que con cuatro gatos puedes conquistar un país, mientras que en Objetivo: La Casa Blanca era un ejército armado hasta los dientes.

Cumple con las expectativas de entretener, sacarnos más de una sonrisa, y no dejar tiempo al espectador para pensar si lo que está viendo tiene mucho sentido o no. Se apoya en un muy buen grupo de secundarios, como James Woods, Maggie Gyllenhaal, Richard Jenkins o Rachelle Lefevre y proporciona dos horas de puro pasatiempo veraniego, sin complejos ni complicaciones, sin pensar y con momentos muy apreciables por estrambóticos y geniales en el exceso, como la persecución por el jardín o algunos giros de guión. La química de los protagonistas funciona, y sobre todo funciona la acción a raudales y la sensación de que es una película que no puedes tomarte en serio, y es muy consciente de ello, por lo que no intenta convencernos de que es más de lo que es. Puro cine de palomitas para los amantes de la acción, homenaje a La Jungla de Cristal y Arma Letal, y hermana de Objetivo: La Casa Blanca.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Jueves, 19 Septiembre 2013 07:52
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp