Pacto de Silencio ****

Jesús Usero Octubre 31, 2013
Robert Redford nos brinda un thriller político con aires de clásico. Una película que te deja pegado a la butaca de inicio a fin con una historia muy elegantemente contada y unos personajes perfectamente dibujados, en la mayoría de los casos, por un magnífico reparto a las órdenes del director y actor, que se acerca en este caso, y mucho en el estilo y la forma, a una de las mejores películas que protagonizó en su época de mayor popularidad en las pantallas, Todos los Hombres del Presidente, con una trama a dos bandas, dos protagonistas, que intriga y mantiene continuamente el interés del espectador, tanto en la persecución de uno de ellos como en la búsqueda de la verdad del otro.

Un joven periodista de Albany destapa las identidades, en un artículo, de un grupo de antiguos estudiantes y terroristas que se dedicó a poner bombas en la época de la revolución estudiantil. La situación hace huir a uno de ellos, escapando de las agencias gubernamentales para destapar una verdad oculta durante décadas, o quizá para volver a sembrar el pánico, ¿quién sabe? Para descubrirlo tendremos que acompañar a los protagonistas en este viaje intenso y muy bien dibujado, que sin excesos narrativos (repito la elegancia del director tanto con la cámara como con los personajes y la historia), sin maniobras de última hora, ni efectismos baratos, nos plantea una película tan entretenida como con doble lectura, si la deseamos buscar. Una mirada a la búsqueda de la verdad y de los culpables, que no siempre es lo mismo, cuando los gobiernos andan más interesados en lo segundo que en lo primero.

El guión de Lem Dobbs, responsable de guiones tan interesantes como El Halcón Inglés o Dark City, se convierte en una lección de suspense e intriga política. Se apoya, como Redford, en un sensacional reparto con nombres como Susan Sarandon, Anna Kendrick, Terrence Howard, Chris Cooper, Stanley Cooper, Brendan Gleeson, Nick Nolte, Sam Elliot, Richard Jenkins o Julie Christie acompañan a los dos protagonistas, Redford y Shia LaBeouf, quien sostiene gran parte de la intriga y es quien va, poco a poco, descubriendo la incómoda verdad (o no), como ese periodista con ecos de aquél al que dio vida Redford en Todos los Hombres del Presidente.

Esa historia a dos bandas, la investigación y la persecución, mantiene perfectamente el ritmo pero con algún altibajo, como el personaje de Howard, maniqueo y manipulador, planteando al gobierno con un punto de mala uva, con cierto rencor, sin equidad. Se nota la corriente política a la que apoya el director, y eso hace que tienda a satanizar ciertos personajes y a convertir en mártires a otros. Aunque esa atracción por los terroristas que poco a poco siente LaBeouf (la escena de la cárcel inicial con Sarandon es magnífica). Es el único pero de un gran thriller de intriga política con miga, con mucho talento y con un gran reparto, más propio de los 70 que de nuestros días. Muy buena película para todo cinéfilo.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 11 Noviembre 2013 08:24