La LEGO Película ****

Jesús Usero Febrero 05, 2014
Humor, aventuras y frescura para toda la familia. Y aunque no esté tan claro si la película va dirigida a los niños o al público más friki (un poco de ambas, creo) lo que es evidente es que la película sorprende bastante. Un ejemplo, los periodistas somos gente más bien fría cuando acudimos a un pase de prensa. Vemos la peli, recogemos y nos vamos a casa. Que una sala llena de periodistas se ponga a ovacionar una película es sinónimo de que algo especial ha pasado en esa sala de cine. Algo distinto a lo habitual. Y es que, posiblemente, nos encontremos ante la mejor película de animación en mucho tiempo. La más divertida, salvaje, entretenida y memorable.

Una historia en el mundo de LEGO, con un joven que vive en la ciudad y trabaja en la construcción, siguiendo todas las instrucciones que le mandan, como todo el mundo. Hasta que por accidente descubre un plan para acabar con la ciudad y el mundo de LEGO, y se convierte en el único capaz de evitarlo. No sin ayuda, claro. Un mago cegato, un astronauta obsesionado, un superhéroe… peculiar y una joven de muchas habilidades. Los únicos que recuerdan que antes el mundo de LEGO era mayor, abarcaba muchos mundos. Una aventura que no se detiene, llena de acción, persecuciones, tiroteos y peleas… pero al modo LEGO, y que nos lleva del Salvaje Oeste a la ciudad, pasando por la mezcla entre la Edad Media y Nueva Zelanda… Porque aquí todo la aventura realmente destaca por el sentido del humor.

Un sentido del humor que es irreverente, surrealista (como no podía ser de otro modo, esto es el mundo de LEGO) y está lleno de enormes referencias culturales. Muchas, muchísimas. Desde esos robots que parecen mezcla de Terminator con los aliens de Están Vivos (la película comparte ciertos paralelismos con la trama de la de Carpenter. Sociedad alienada, publicidad encubierta, un protagonista que trabaja en la construcción, esos robots… no es casualidad), a todas las franquicias adheridas a LEGO, de DC Cómics a El Señor de los Anillos, pasando por Harry Potter, Los Simpson (brutal cameo) o Star Wars. Y todo apoyado con unos personajes divertidos, únicos y muy peculiares. Cuesta mucho no caer rendido a los pies de Batman, por ejemplo. Las carcajadas son continuas, en serio. Hay chistes de una mala baba… brutal (el de Star Wars es… bueno, hay que verlo).

Es una pena no haber podido disfrutar de su gigantesco reparto en versión original, algo que me queda pendiente para cuando la vea de nuevo. Y es evidente que algunas tramas (la romántica, sin ir más lejos) pierden fuelle por ser casi una obligación, no una necesidad real de la historia. El resto es para verlo, disfrutarlo en familia o con los amigos, empezar a tomar nota de todas las referencias a la cultura popular y reírse a gusto con las ocurrencias de estos personajes que, al final, nos hablan de encontrar nuestro lugar en el mundo, de lo válido que es ser distinto y no dejarse influenciar por lo que opinen los demás y del niño que todos llevamos dentro y no hay que dejar morir nunca (algo que se entiende al final de la película con un peculiar giro). Sólo me queda decir una cosa. ¿Puedo participar en el concurso de LEGO yo también?

Jesús Usero

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Jesús Usero

Modificado por última vez en Lunes, 10 Marzo 2014 09:30

Artículos relacionados (por etiqueta)