Need For Speed **

Miguel Juan Payán Marzo 29, 2014
Need For Speed, entretenida version pija de The Fast and Furious. Lo mejor: Imogen Poots.

El arranque de la película es poco estimulante, porque en esencia nos cuenta lo mismos que nos contara, años ha, la primera entrega de The Fast and Furious, y para ese viaje no hacen falta alforjas. Vamos que se lo podían haber ahorrado. Por mucho que incluyan una especie de tonillo a lo Rebelde sin causa y aderecen el asunto a modo de guiño con las imágenes del clásico de Steve McQuenn Bullit. Por otro lado está claro que Aaron Paul es un buen actor pero la sombra de Steve McQueen y James Dean es muy alargada. Paul lo tiene difícil, porque le han metido en el huerto de tener que hacerse una variante de The Fast and Furious sin Dominic Toretto (Vin Diesel), que es como intentar hacer una tortilla de patatas sin huevos y sin patatas. Él tiene que ser el Toretto y el  Brian O´Conner (Paul Walker) de este asunto, lo cual que el todo en uno en la primera parte de la película no funciona. Y no funciona porque, para empezar, la película llega tarde  y The Fast and the Furious ya había saqueado todo lo que tenía que saquear del videojuego Need for Speed, así que no ha quedado mucho de lo que sacar jugo a estas alturas del baile.

Pero tras un arranque que, francamente, me dejó más bien frío, ocurre uno de esos milagros que los actores aportan a algunas películas: apareció Imogen Poots. Y la cosa cambió para mejor. Porque con el personaje viene un argumento más de road movie, con viaje y guerra de sexos, y además la chica tiene buena química con Aaron Paul y lo hace todo mucho más entretenido. Además eso que el personaje interpretado por Michael Keaton califica como “la carrera antes de la carrera” me ha recordado los capítulos de la serie de animación japonesa Meteoro (1967-1968) que veía cuando era chaval, y que los hermanos Wachowski fracasaron en adaptar en Speed Racer (2008). De hecho, Need for Speed, con esa caza del automóvil que conducen los protagonistas por el desfiladero, es más fiel al espíritu de Meteoro que la versión de los Wachowski. Lástima que Need For Speed no dedique más tiempo a esa persecución y se la quite de encima tan rápidamente, en lugar de explotarla en más metraje a costa de reducir toda esa primera parte hasta el accidente, que es francamente decepcionante, falta de tiempo, previsible y es una sosa acumulación de tópicos ya vistos en The Fast and the Furious. Sobre la cercanía de esa parte “on the road” de Need for Speed con la serie Meteoro, reparen en que incluso físicamente Imogen Poots tiene los rasgos de un personaje de anime.

Lástima que el final tampoco haga honor a esa parte central que es la mejor de la película y prefiera volver a zambullirse en los tópicos más simplones del bueno, el malo y la chica. Y lástima que le hayan dado tan poca carne de guión que morder a Michael Keaton, en lugar de aprovechar al actor componiendo un papel menos obvio y menos marioneta.

Creo que Aaron Paul, Imogen Poots y Michael Keaton se merecían un guión más trabajado y menos superficial y tópico en esta película tan previsible.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 06 Mayo 2014 11:47