×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115

Por un Puñado de Besos **

Mayo 14, 2014
Correcta película romántica en la que destacan los actores. Es el plano inicial de la película, Sol, interpretada por Ana de Armas, elige la ropa que va a ponerse frente a su armario. Los nervios, la indecisión, la presencia física de la actriz, hacen que nos interese de inmediato el personaje y lo que pueda sucederle. Es más, cuando conoce a Dani, el personaje interpretado por Martiño Rivas, se nota al instante la química entre los dos actores, que ya compartieron pantalla en El Internado. Esa es la clave realmente de la película, que se encarga sin embargo de meterse en otros jardines buscando el tema social. Algo más que loable, pero que no casa ni con el tono ni con nuestros tiempos.

Dejen de leer por un momento si van a ir a ver la película y esperan ser sorprendidos, porque aunque no es spoiler, ya que lo han hablado en todas partes, puede que a alguien le moleste y no es nuestra intención. EL tema romántico está bien resuelto, hay química, es divertido, es simpático, te lo crees. El problema es el tema del SIDA, que nos lleva de vuelta a un cine de hace 30 años, y hace que la historia huela un poco a naftalina. No quiero decir que el tema del SIDA sea para reírse, para no tomárselo en serio o milongas similares. Quiero decir que es un tema que la sociedad tiene bastante superado. Aquí es ella quien lo padece, y busca compartir su vida con alguien enfermo también. Porque cree que es la única persona que la aceptará como es. Dani es periodista y miente buscando una noticia, un artículo. Ese es el drama de una historia contada en varios espacios de tiempo. Algo que tampoco se nota en la película, lo dicen al principio y luego parecen olvidarse de ello… Como si perdieran interés. Son detalles que hacen perder puntos a la primera película en solitario de David Menkes.

Detalles como los diálogos, que a ratos suenan forzados, inverosímiles, pese al enorme trabajo de los actores, la buena puesta en escena, el buen ritmo de la trama o que la película nunca, nunca aburre. Y lo dice alguien que no es seguidor particularmente del género romántico. Pero los diálogos matan algunas secuencias. Igual que algunos tópicos que salpican la trama y no ayudan ni a la evolución de la misma ni a la sensación que deja la película. Es el tema del artículo periodístico y la redacción (jefe y compañera guapa incluidos), o el personaje de Jan Cornet. Mientras Marina Salas (no me canso de decir el pedazo de animal de la pantalla que es esta chica. Necesita ser protagonista ya), Megan Montaner, Andrea Duro o el propio Cornet, hacen mucho para que sus papeles secundarios resulten atractivos. Secundarios porque la historia es la de Dani y Sol, o, sobre todo, la de Sol, que deslumbra y deja huella donde pasa con sus miedos, su aparente ingenuidad, su locura y su ternura. Una historia de amor que no engaña a nadie, que convence a ratos pero que necesitaba algo más de trabajo.

Jesús Usero

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Jesús Usero

Modificado por última vez en Jueves, 12 Junio 2014 08:34