Redención ★★★

Mayo 21, 2014

Crítica de la película Redención de Steven Knight con Jason Statham

Nueva película de Jason Statham, ligeramente distinta al resto. O al menos al resto de películas que más acostumbrados estamos a ver de él, sea en solitario (Transporter, Crank…) o acompañado (Los Mercenarios). Desde que Statham dio el salto al cine americano buscando convertirse en la nueva gran estrella del cine de acción internacional, algunos incluso le llamaban el nuevo Bruce Willis, ha regresado periódicamente a su Inglaterra natal para ponerse al frente de proyectos pequeños, de menor presupuesto, pero que, al final, resulta que muchas veces son sus mejores películas. Desde Revolver a London. Oscura Obsesión, pasando por la infravalorada injustamente Blitz, la genial El Robo del Siglo o esta Redención.

Olvídense de la acción por la acción y la espectacularidad de su cine más habitual. Redención es una película que intenta apoyarse en los personajes y en la que la violencia es real, palpable y terrible, aunque la ejecute nuestro protagonista, un soldado fugado en medio de Londres, que acaba tomando la personalidad de otro hombre y entrando en el mundo criminal de Londres, jugando a la vez a ser el ángel protector de un grupo de vagabundos a los que pertenecía. Esa es la dualidad y ambigüedad del protagonista, un tipo violento, que trabaja con y para criminales, que no es precisamente un santo, pero que intenta compensar lo malo con lo bueno. Y al mismo tiempo, cuando su historia se convierte en una cruzada, el bien que intenta hacer, le arrastra más aún al pozo del crimen y la violencia en el que se ha metido, con el trauma de la guerra pendiendo continuamente sobre él.

No, no hay carreras de coches espectaculares, ni peleas imposibles, ni excesos que no sirvan a la historia. El genial guionista Steven Knight (responsable de la sensacional serie Peaky Blinders, guionista de Promesas del Este) pone aquí una historia dura que nos pasea por lo peor de Londres con un personaje en busca de redención, obviamente, aunque quizá por el camino equivocado. Quizá demasiado tarde. Quizá no sea posible. Y mezcla escenas de una fuerza y un dramatismo magnífico (el carguero chino, la pelea con los futboleros o con los que atacan a los vagabundos, Isabel…), con otras que parecen de cara a la galería, indignas de un guionista tan bueno. La relación con la monja, babas, inverosímil, metida con calzador en la trama… O cómo roba la identidad de otro hombre, inicio de la trama…

No se toma tiempo inicial para contarnos el pasado del personaje y sus motivos para escapar de un hospital militar, pero funciona porque permite revelar poco a poco el trauma y permite apreciar más al personaje, que es todo lo contrario a un santo. Al final Redención resulta una película que mezcla la acción muy medida y moderada (aunque cuando aparece te deja sin aliento), con una trama de suspense mezclada con policíaco, con ese hombre perdido que busca el camino a casa, sin saber encontrarlo. Si no tuviese el elemento romántico, a la monja y se desviase con ello de la trama central, sería una gran película de género británica, en la línea de Blitz o London Boulevard. Se queda en buen cine de género, que no es poco. Ahora, quien busque Crank se va a llevar un chasco enorme.

Jesús Usero

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Jesús Usero

Modificado por última vez en Martes, 08 Enero 2019 12:39
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión