El amanecer del planeta de los simios ★★★★

Miguel Juan Payán Julio 14, 2014

Crítica de la película El amanecer del planeta de los simios.

Me gusta más que la anterior y tiene más acción.

Un muy buen ejemplo de tres cosas: 1.- Que las claves de serie B traducidas a presupuesto y explotación comercial de serie A pueden dar buenos resultados a veces; 2.- Que se puede emplear bien el avance tecnológico, por ejemplo en este caso la animación por captura de movimiento, de manera que se convierta en una herramienta muy útil, pero no en protagonista, de la fábula que se nos cuenta, y 3.- Que la serialización y secuelización de algunas propuestas cinematográficas, así como los remakes, no siempre tiene que ser inferiores a los títulos anteriores.

Personalmente El amanecer del planeta de los simios me ha gustado y entretenido más que la película anterior, porque es más cercana a las secuelas de la saga original, al mundo de la serie B facturada como serie A, y carece de la parte más de drama intimista que tenía, con el monillo arriba y abajo, El origen del planeta de los simios. Aquella otra me gustó, creo que es una buena película, pero esta me entretiene más. No creo que El amanecer del planeta de los simios sea mejor o peor que El origen del planeta de los simios, porque precisamente uno de los aciertos de esta nueva pieza de la saga radica en que es totalmente diferente en sus planteamientos a la anterior, con la que sin embargo enlaza y se combina perfectamente, partiendo de un tono que está en perfecta conjunción con la parte final de la misma, la batalla entre simios y humanos en el puente y el comienzo de la epidemia. Además ha un vínculo con El origen del planeta de los simios bien trazado con unas secuencias que sostienen la continuidad de la saga edificando la misma sobre el pasado de César.

Esta segunda película progresa en el objetivo que se marcó, pero no llegó a lograr, Tim Burton cuando probó suerte con la franquicia en su versión de El planeta de los simios: establecer el protagonismo de los simios sin privar del todo a la película del protagonismo de los humanos. Es un equilibrio difícil de lograr en el que sin duda tiene un marcado protagonismo la utilización de los avances de animación en tres dimensiones por captura de movimiento, territorio en el que brilla el talento de Andy Serkis, aún más protagonista en esta ocasión que en la anterior. De hecho, El amanecer del planeta de los simios establece claramente una ventaja en el protagonismo del simio César interpretado por Serkis sobre su contrapartida humana, a la que da vida Jason Clarke, y conste que Clarke es uno de los actores más sólidos del momento. Ocurre lo mismo con Toby Kebbell, que interpreta a Koba, el lugarteniente simio de César, frente a su contrapartida humana, a la que da vida otro actor de probada eficacia, Kirk Acevedo. Esto demuestra que no se trata de una casualidad que los personajes simios se estén haciendo los amos de la función, sino un logro conscientemente perseguido y conseguido por el aporte tecnológico de la animación asociada a la interpretación de los actores que dan vida a los peludos personajes. Y lo mejor es que el enorme logro e incluso alarde tecnológico de la película, que multiplica las secuencias filmadas en exteriores e interactuando con el mundo real utilizando el complejo equipo de captura de movimiento, pasa desapercibido. Aún más desapercibido que en la película anterior. A los cinco segundos de película los simios son para el espectador totalmente reales, un personaje más, como un actor de carne y hueso. César, Koba, Ojos Azules, todos ellos crecen en su materialización en esta segunda película hasta el punto de adquirir aún mayor personalidad y más desarrollo dramático. Eso los pone a la altura, e incluso por encima de las secuelas de la saga original del planeta de los simios.

También me ha gustado que el aporte tecnológico y el presupuesto de serie A permita a este planteamiento con situaciones y personajes de serie B crecer visualmente, de manera que puede mostrarnos no sólo el bosque y la ciudad de los simios, sino las ruinas de la civilización humana en todo su decadente esplendor, con todo lujo de detalles, máximo realismo, de manera que El amanecer del planeta de los simios consigue hacerle honor a la fuente original de toda esta franquicia, la novela de ciencia ficción de Pierre Boulle, y a sus paisajes fantásticos de futurismo postapocalíptico y decadente.

Dotada de un excelente ritmo dramático, con el despliegue de acción e imaginación pertinente para este tipo de propuesta, El amanecer del planeta de los simios huele a éxito de taquilla y es la exponente de los mejores logros del cine blockbuster, veraniego, palomitero, de evasión, sin arrastrar ningún complejo por tener como objetivo entretener al espectador con un enorme despliegue de calidad en su propuesta.

Viendo lo que han hecho con esta película, estoy deseando ver la siguiente y además me entusiasma la que pueden liar si finalmente deciden incorporar al desarrollo argumental de la trama la subtrama de viaje en el tiempo que caracterizaba a la construcción narrativa de la saga original, porque con estos medios y el previsible avance del aporte tecnológico que puede darse de aquí a que se empiece a filmar la tercera entrega, los resultados pueden ser brillantes y muy emocionantes para los aficionados al buen cine de ciencia ficción y evasión.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Domingo, 20 Enero 2019 10:46