×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115

Cómo entrenar a tu Dragón 2 ****

Julio 31, 2014
Posiblemente la mejor película de animación del año. O al menos de animación de los grandes estudios norteamericanos, los blockbusters del género, que este año se han quedado huérfanos de un estreno de Pixar para animar el panorama. Cómo entrenar a tu Dragón está casi a la altura de las grandes producciones de Pixar prácticamente en todo y se convierte en firme candidata al trono con una mezcla ideal de aventuras, humor, acción y drama, perfectamente combinadas y también a la altura de su predecesora, para ser junto a ella las mejores películas de la compañía, muy por encima de lo visto hasta ahora en la empresa de Jeffrey Katzenberg. La clave, como siempre, reside en el guión, y no en los gags.

Cinco años después de lo vivido en la primera película, las cosas marchan genial para Hiccup y Desdentao… o eso parece, porque las discusiones con su padre continúan. El joven no quiere hacerse cargo de sus responsabilidades porque sigue sin saber quién es. O quién quiere ser. Cuando un villano capaz de controlar a los dragones quiera hacerse con todos para tener un ejército imbatible, y el pasado choque de frente con él, Hiccup tendrá que tomar la decisión más importante de su vida si quiere salvarlos a todos… El viaje en esta ocasión no es sólo sobre las relaciones padre/hijo, que también, sino sobre el salto a la madurez cuando uno cumple 20 años. Algo poco habitual en el cine familiar, más centrado en personajes de menor edad o indefinida cuando se trata de animales o cosas.

Pero al igual que en la primera película (recuerden el brillante final, ser un héroe tiene sus costes… no viene gratis…), la película se arriesga, se lanza al vacío y golpea al espectador, sea niño o adulto, en el estómago, enseñándole que la vida duele, que tiene alegrías y tristezas, que a veces se gana, y otras se pierde. Que ser un héroe, madurar, aceptar quién eres, a veces supone asumir responsabilidades. No renunciar a los sueños, ojo, pero sí anclarlos al mundo real. Ese es el dilema que tiene el protagonista y ésa es la clave de la maestría de la película.

Los gags funcionan a la perfección, el humor lo borda, pero el drama también, lo hace con brillantez. La acción y la aventura llenan el metraje haciendo que, además, sea una de las películas más entretenidas del año, llena de combates aéreos, vuelos imposibles y batallas épicas. Sólo la canción a mitad de la película y un pequeño bache de ritmo hacen que pierda algo de fuelle a mitad de película. Es el único pero de una película que, de nuevo, combina vikingos con dragones. Con esa mezcla nada puede salir mal. Y lo hace basándose en un gran guión, en sus carismáticos personajes (Desdentao sigue siendo el rey de la función, pero el resto no le andan a la zaga) y la sensación de que estamos viendo una gran película, da igual el género o la supuesta edad a la que va dirigida. Gran cine.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Viernes, 05 Septiembre 2014 09:46