El Niño ★★★★

Miguel Juan Payán Agosto 25, 2014

Crítica de la película El Niño de Daniel Monzón con Luis Tosar y Jesús Castro

El niño. Muy buena película policiaca española que no hay que perderse. Tan buena como Grupo 7 y Celda 2011.

Daniel Monzón vuelve a dar en el blanco con una producción ambiciosa que sería un delito perderse. Es buena. Es entretenida. Y tiene un reparto de lujo encabezado por Luis Tosar y Jesús Castro como binomio protagonista a ambos lados de la ley. Monzón demuestra nuevamente que si aborda un tema lo hace con todas las consecuencias. En esta ocasión brilla además la fluidez y el excelente ritmo narrativo que viene impuesto desde el guión que firma el propio director junto a Jorge Guerricaechevarría. No era fácil contar una historia como ésta a dos bandas, desde los dos lados de la ley, manteniendo ese protagonismo bicéfalo de Tosar como policía y Castro como delincuente en ascenso, ambos rodeados por un puñado de personajes secundarios construidos con gran solidez y que tienen un desarrollo pleno como tales en la trama. Un ejemplo de la fluidez con la que se desarrolla la película, manteniendo siempre una intriga constante, es la manera en la que narran la evolución de la relación sentimental del Niño y el progreso de la operación de narcotráfico, sin que lo sentimental frente en ningún momento la narración principal ni se convierta en lastre de la misma o desvíe la atención del espectador. Otro ejemplo de lo bien construida narrativa y visualmente es su forma de utilizar los cruces en las espectaculares y muy laboriosas secuencias de acción y persecución que van puntuando la historia del policía obsesionado y el joven traficante. Siguiendo estas claves, El Niño se convierte en un excelente ejemplo de cine policíaco en clave de las dos principales ramas de desarrollo del cine negro clásico. Es una crook story protagonizada por delincuentes tan españoles como los paisajes en los que se desarrolla la trama. Los personajes del Niño y el Compi se meten en el bolsillo al espectador por el camino de la credibilidad que les convierte en tipos reconocibles de los que caminan por las calles o plazas de nuestros pueblos, jóvenes persiguiendo el sueño del éxito que puede convertirse en pesadilla, pero sin ponerse tremendistas o haciendo hincapié melodramático en ello, muy al contrario: están armados con una sencillez que desarma y se gana nuestra simpatía automáticamente. En eso el guión es astuto, introduciendo en el diálogo de los personajes  esas peripecias del Compi con su novia que amplían el  mapa narrativo de la película más allá de sus imágenes y con las que el espectador puede identificarse fácilmente. También recoge la clave de la rama hard boiled, con Luis Tosar interpretando un tipo duro que nos recuerda al Popeye Doyle al que diera vida Gene Hackman en The French Connection, salvo que sus paseos obsesivos persiguiendo al traficante Inglés al que da vida Ian McShane, no los da entre los rascacielos de la ciudad de Nueva York, sino en torno al Peñón de Gibraltar. Ese reconocimiento de claves clásicas del género que Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarría hacen suyas para otorgarles personalidad propia  edificando sobre un reparto de actores en funciones de secundarios pero con toda el alma de personajes protagonistas que nos hacen pensar que cada uno de ellos podría tener su propia película para sí mismos, mérito de Sergi López, Eduard Fernández, Barbara Lennie, Jesús Carroza, Meriem Bachir, Moussa Maaskri…

Miguel Juan Payán

Miguel Juan Payan

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Domingo, 04 Noviembre 2018 10:54