Relatos salvajes ****

Miguel Juan Payán Octubre 11, 2014
Relatos Salvajes. Muy recomendable. Se hace grande entreteniendo y propiciando la reflexión.

Lo que hace Relatos salvajes es ejercer una de las funciones más interesantes e imprescindibles del cine, que no es otra que la de convertirse en espejo y mostrar al espectador cómo somos, cómo nos comportamos, qué tenemos de bueno, de malo y de regular. Y en este caso lo tremendamente fácil que resulta convertirnos en carne de cañón a consecuencia de nuestra facilidad para entregarnos  a nuestros instintos más bajos.

Presidida por un humor negro brillante que recorre toda la película y añadiendo algunos momentos de terror e intriga notables, Relatos salvajes juega con la fórmula del encadenamiento de historias y personajes distintos y así de algún modo se convierte en una especie de traslado al cine de las estrategias que lucían las revistas de historietas de terror. Inevitablemente me ha recordado publicaciones de gran predicamento en los quioscos españoles de los años setenta que compraba cuando era chaval, Dossier Negro, Vampus, Creepy, Vampirella, Rufus, Fantom, Espectros… pero sustituyendo las claves fantásticas, que no están en esta película, por el mucho más inquietante escalofrío del costumbrismo, que le permite hacer una incursión en momentos atroces y costumbristas que por ese camino me han recordado algunos de los geniales disparates de los artículos, cuentos, poesías y novelas del imprescindible Charles Bukovski. Creo que Bukovski le habrían gustado estos Relatos salvajes que en algunos momentos me han recordado muchas de sus claves, personajes e historias, por ejemplo Cristo con salsa barbacoa.

Varias historias nos acercan a momentos de cruce de cables en los que un pequeño desacuerdo o desencuentro, una palabra dicha más alta que la otra, una chulería, derivan en tragedia o en disparate, porque uno de los grandes aciertos de la película es precisamente saber mantener el ritmo y el interés durante todo el metraje, algo nada fácil tratándose de una película compuesta por un puñado de fábulas más o menos breves. Cada nueva historia encaja como un guante con la anterior, alternando los tonos más negros y trágicos con lo sorprendente. Mi historia favorita la del Ingeniero Bombita, con el gran Ricardo Darín, cuya historia es un caso muy cercano de abuso del ciudadano del que somos víctimas urbanitas de todo el planeta que le echa agallas y gracia a la fórmula que intentara explotar a medio pistón y bajándose finalmente los pantalones Joel Schumacher en Un día de furia. Le sigue la historia de la boda, por disparatada y porque contiene varios giros inesperados y es imposible predecir a dónde va a ir a parar. Es la más volcánica y enérgica de todas. Y en tercer lugar, la historia más terrorífica e inquietante, la de los dos conductores que protagoniza otro astro argentino muy presente en el cine español, Leonardo Sbaraglia. Es tan posible, tan verosímil, que asusta. Mucho. Incluso si no eres conductor. Incluso si sólo eres un tipo que lleva mal los empujones del metro y salta a la primera, o que va a lo suyo y de repente se encuentra metido en una refriega absurda tan propia de los urbanitas esclavizados de primera mañana, a los que no nos queda otra que ir mal madrugados a trabajar y generalmente con un humor de perros, para levantar nuestra parte del país y la parte del país que no levantan esos otros vagos sinvergüenzas y miserables que en muchas ocasiones cobran ochocientas veces más que nosotros y a los que todos conocemos con nombres y apellidos… ¿Lo ven? ¡Ya me estoy calentando! Me sale el lado cabreado y cainita que tan bien ha sabido reflejar Damián Szifrón en su película.

Por eso creo que es muy bueno y saludable mirarse en el espejo de estos Relatos salvajes.

Y además te echas unas risas, o unas sonrisas… aunque luego se te queden congeladas en los labios pensando lo muy real que es todo lo que te están contando.

Lo dicho: brillante.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 11 Noviembre 2014 08:42