REC4: Apocalipsis ***

Miguel Juan Payán Octubre 25, 2014
REC4: Apocalipsis. Cierre trepidante en clave aventurera y espectacular para la taquillera saga.

Aunque obviamente nadie entre los responsables de la misma quiere comprometerse a desvelar si este es un punto final para la taquillera saga o simplemente un punto y aparte (supongo que la taquilla tiene la última palabra, porque no están los tiempos para andar desperdiciando ocasiones de llevar a la gente a los cines), lo que sí está totalmente claro cuando terminas de ver la cuarta película de REC es que Jaume Balagueró ha cerrado un ciclo en la franquicia que él mismo co-creó junto con Paco Plaza poniendo en el paisaje del cine de terror a sus infectados-endemoniados, que si me permiten la opinión, son protagonistas de una de las incorporaciones más interesantes a la galería de monstruos del terror moderno por su naturaleza como reescritura del muerto viviente al estilo Romero. Sólo recuerdo una reinvención autóctona de monstruo tan eficaz en la historia del cine de terror español, los zombis templarios de Amando de Ossorio, protagonistas de una tetralogía mítica del horror cinematográfico desarrollado en la península en los años setenta, que tan fructíferos e interesantes fueron para el cine fantástico español. Justo es que les reconozcamos a  Plaza y Balagueró esa aportación que además ha servido para darle alas en la taquilla al cine de género español y nos ha proporcionado unos cuantos muy buenos ratos de cine de evasión y salas de cine adornadas con los gritos de los espectadores.

Para su cierre de este ciclo, Balagueró ha elegido arriesgarse en varios terrenos y apartarse de las claves del “metraje encontrado” y la cámara al hombro que caracterizaron las dos primeras entregas de la saga y fueron lo más interesante de la primera película, REC, convertida a lomos de esa fórmula en un auténtico fenómeno social. El director era consciente de que tal mecanismo o fórmula había quedado ya agotada en las dos primeras entregas, donde él y Plaza la exprimieron al máximo, y además su posible variante satírica había sido desarrollada de manera particularmente brillante en esa farsa genial que fue la muy divertida tercera entrega, de cuyo uso de las claves costumbristas llevadas al límite podríamos estar hablando horas. Así las cosas, a Balagueró no le quedaba sino romper el ciclo por un camino inevitablemente ajeno a las claves anteriores y llevar el final del relato hacia el cine de aventuras y espectáculo más propio de la era blockbuster en la que nos encontramos. No era un camino ventajoso porque propicia comparaciones inevitables con el tono, recursos y logros de su inmediato precedente, REC 3, pero Balagueró ha sabido moverse en ese replanteamiento de la fórmula hacia territorios genéricos supuestamente más convencionales tirando de su pericia como director y subiendo las apuestas en lo que a acción. Quiere esto decir que tirando de los elementos originales del primer REC, Balagueró nos propone un giro del terror más puro de la primera entrega hacia el género de aventuras en una clave que acerca la propuesta hacia el territorio y el tono de Resident Evil. Pero no se engañen. Balagueró sigue estando ahí. Y su talento como narrador visual también. Además saca el máximo partido a su decisión de subir las apuestas en lo referido al reto de la filmación en el interior del barco. REC4: Apocalipsis es como consecuencia de ello un broche final muy divertido para la saga, que obviamente opera en las antípodas de la última e interesantísima propuesta de terror del director, Mientras duermes, pero no por ello deja de ser un buen trabajo de dirección. Si lo dudan, les propongo un ejercicio que yo mismo he hecho antes de redactar esta crítica, vean la mucho más floja película Virus (1999), que argumentalmente puede tener algunos puntos en común con REC4, y comprenderán a qué me refiero cuando digo que la personalidad de Balagueró como director es la mejor arma para superar el inevitable juego de tópicos que condiciona este tipo de fórmula en la que se alían el terror y las aventuras.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Miércoles, 19 Noviembre 2014 10:14