El club de los incomprendidos ***

Diciembre 22, 2014
Fiel adaptación del best seller adolescente firmado por Blue Jeans. El director gallego Carlos Sedes traslada con cuidado las tramas teen, que han animado a miles de jóvenes a adentrarse en el universo literario propuesto por el escritor sevillano.

Los problemas que vienen asociados con la edad del acné y la explosión de las hormonas han convertido al andaluz Francisco de Paula Fernández González (más conocido como Blue Jeans) en uno de los autores más leídos por los chavales que pueblan las aulas en los institutos. Un hecho generacional que el realizador de Velvet ha querido preservar en la versión cinematográfica de Buenos días, princesa; uno de los títulos más exitosos de una saga con semejante pegada multitudinaria –además de similar ADN prosístico- a la de los textos del italiano Federico Moccia.

Precisamente, esa característica de ser un producto adecuado –y casi exclusivo- para un tipo de espectador por debajo de la mayoría de edad es lo que confluye en cada uno de los fotogramas de El club de los incomprendidos. Cierto es que los traumas sufridos en la escuela secundaria suelen quedar en el subconsciente de todo bicho viviente, pero también es igualmente obvio que su visión en pantalla grande pierde enteros cuando se contempla desde la etapa adulta.

Así, el público que pertenece a la misma o a semejante franja de edad a la de los protagonistas de la historia puede verse claramente identificado con las vicisitudes de Bruno, Valeria o Rodrigo. Algo que se torna imposible si se toman como ejemplo los personajes más talluditos que aparecen en el filme, los cuales están desdibujados y borrosos, como si fueran simples figurines sin peso específico en el argumento.

En sintonía con el modelo impreso, Sedes hace de la rebeldía estudiantil una bandera que enarbola a través de estereotipos fácilmente identificables, sin necesidad de buscar reflejos más personales o profundos. De esta manera, el libreto despliega -como en procesión narrativa- papeles tan mimetizados por los colectivos educativos como el del chaval que es blanco de todas las burlas, la muchacha que se hiere a sí misma y que se arropa en una falsa apariencia de femme fatale, el boy que ha perdido a su padre demasiado pronto, la gachí que no tiene muy clara su definición sexual, la nena que anhela ser la perfección andante para todo el mundo… En definitiva, una maqueta de tipos humanos que resulta poco novedosa desde el punto de vista fílmico, aunque el tema de la distinción no sea especialmente importante para nutrir la historia de esta movie con intereses mainstream (es más, esa naturaleza centrada en lo previsible es lo que aporta las vitaminas necesarias al guion).

Sin duda, los under age se sentirán plenamente colmados con el desfile de nuevas estrellas con aspecto de teenager que copan la película, tales como Charlotte Vega (conocida por su intervención en series del tirón de El secreto de Puente Viejo), Patrick Criado (Águila roja), Álex Maruny (Luna, el misterio de Calanda) o Jorge Clemente (La pecera de Eva). Una pasarela de rostros sin arrugas ni bótox en la epidermis que cumple con el propósito planteado; y que baila al son del ritmo de una banda de relumbrón adolescente, como Auryn (el single Saturday I’m In Love es el tema central).

Elementos que imprimen un cuadro pintado convenientemente con los colores de Blue Jeans…

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 12 Enero 2015 10:01
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación