×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115

Cómo acabar sin tu Jefe 2 **

Diciembre 29, 2014
Moderadamente divertida, pero menos que la primera entrega. Suele pasar con las secuelas, pierden fuelle, falta chispa, muchas veces son innecesarias… pero en el caso de ésta película realmente había una historia más que contar, alejándose de la primera parte en cierta medida, pero no han sabido explotarla porque no han sabido hacer reír al público todo lo que deberían. Sobre todo, debido a su trío protagonista, que no está a la altura de las expectativas. Es más, Jason Bateman es el eslabón realmente débil, porque Jason Sudeikis y Charlie Day tienen unos personajes tan extremos y estúpidos que parece que el que sobra es Bateman… Una pena porque hay ideas y gags realmente divertidos. Otros muy desaprovechados, desgraciadamente.

La trama, que tampoco es que interese a nadie, nos lleva a los tres protagonistas de la primera película intentando montar su propia empresa, para ser jefes, pero llevados a la bancarrota por un millonario y obligados a un nuevo plan criminal para salvar la empresa. Algo complicado. Funcionan las nuevas incorporaciones como Chris Pine, quien obviamente se lo pasó en grande haciendo la película, y Christoph Waltz, que sale mucho menos de lo que debería y que podía haber dado mucho más a la película. Y funcionan mucho las situaciones bizarras de los personajes secundarios de la película anterior, como Jamie Foxx, Jennifer Aniston o un siempre sensacional Kevin Spacey. Y ese es el problema. Esos son los personajes divertidos. De hecho, uno se pregunta por qué Spacey no sale más y por qué la película no va sobre esos tres personajes, por ejemplo.

Porque a veces da la sensación de que no saben explotar las ideas graciosas que tiene la película (Sudeikis en plan pervertido con las nuevas trabajadoras, la noche de sexo de Aniston y Bateman, video incluido, las visitas a la cárcel, la estupidez supina del personaje de Day…) pero no lo explotan y acaban dando vueltas a lo mismo, a los tres protagonistas hablando sin sentido ni mucha gracia, al mismo humor escatológico e ineficaz… Se pierde en momentos en los que uno se pregunta si la película tiene algún sentido y cuándo llegará el próximo chiste que merezca la pena. No le pido coherencia a la historia, no le pido elegancia a una comedia gamberra (le pido lo contrario, de hecho), sólo quiero que me haga reír. Y muchas veces fracasa. Demasiadas veces.

A veces es mejor no hacer una secuela incluso cuando tienes una buena idea. O si la haces, lánzate a la piscina y haz algo completamente disparatado, con los personajes que realmente hacen reír y con humor gamberro de verdad. La primera entrega sí tenía esos momentos, de hecho tenía un humor muy negro a veces. Pero esta película lo ha perdido. Quizá sea la falta de Spacey (lo mejor de largo), quizá sea que han intentado aprovechar el éxito de la primera muy rápido. Pero no termina de cuajar. Eso sí, con unos amigos y unas cervezas, sube mucho la cosa. Fijo. Lo mismo hasta te olvidas de Bateman haciendo de nuevo de… Jason Bateman.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 20 Enero 2015 11:33