Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Una de las mejores películas del año, una experiencia cinematográfica. Quizá no para todos los públicos ni todos los paladares, pero Birdman será sin duda una de las películas más recordadas de 2014, sobre todo si consigue hacerse con alguno de los premios más deseados del año. Tampoco es una película perfecta, pero tiene en sus virtudes y sus defectos la mezcla perfecta para convertirse en uno de esas películas de culto casi instantáneas y, me atrevería a decir, la mejor película de su director, Alejandro González Iñárritu, quien nos presenta un mundo lleno de texturas, humor, drama, locura, cordura… todo el teatro de la vida insertado en un teatro de verdad. Una película compleja, que merece más de un visionado y que seguro que nos llevaremos a casa para rumiarla durante un tiempo, descubriendo nuevas interpretaciones, nuevas ideas ocultas en sus imágenes y en sus diálogos, en sus personajes complejos y en muchos casos perturbados. Iñárritu consigue mezclar humor y drama de forma compensada e inteligente, mucho menos forzado que en sus tragedias anteriores, donde todos los males del mundo sucedían a sus protagonistas sin posibilidad de escape. Y sin redención casi posible. Había poco espacio para la esperanza en su cine. Aquí hay más luz junto a las sombras, lo que hace que el contraste funcione mucho mejor.

Creo que en alguna ocasión anterior he manifestado que, mientras que considero a Alejandro González Iñárritu un enorme director, el mexicano ha ido perdiendo frescura con el tiempo y a su cine se le ha empezado a ver el truco, la trampa. Como si hubiese repetido demasiadas veces las mismas claves y acabase agotando la fórmula. Hay un salto enorme entre películas como 21 Gramos o Amores Perros y Babel, en la que la casualidad forzaba demasiado todas las situaciones de la película hasta hacerlas por momentos completamente inverosímiles. Todo llevaba a los personajes a situaciones tan extremas y bizarras que había cosas increíbles como poco… La historia de los niños en Marruecos, la chica sorda en Japón… todo eso se mostraba con más fuerza en Biutiful, sin duda dos películas notables, pero agotadoras para cualquiera y complicadas de ofrecer al espectador común. Pero con Birdman las reglas parecen haber vuelto a cambiar, y tenemos una historia que a la vez es más compleja en su mecanismo narrativo y en su desarrollo dramático, pero al mismo tiempo más sencilla para el público. No simple, ojo. Más sencilla. Aunque siga sin ser para todo el mundo.

La historia de una antigua estrella de cine, reconocida por su papel de superhéroe como Birdman, que abandonó para buscar otros proyectos y que levanta una obra de teatro para que se reconozca su talento como actor, pero también para recuperar la cordura perdida, para encontrar su lugar en el mundo, si es que alguna vez lo tuvo. No para volver a ser famoso, sino para volver a ser alguien. Algo. No otro juguete roto de Hollywood, no otra estrella olvidada. Ser artista en vez de producto. Tendrá que lidiar con su hija que anda perdida en el mundo, con un actor brillante pero de ego gigante y modos imprevisibles, con dos actrices que no saben muy bien quiénes son o qué deben hacer en el trabajo y en la vida, con una crítica terrible o con un agente que está dispuesto a lo que sea por convertir la obra en un éxito. Todos ellos conforman un universo único y muy personal en esta sátira sobre el mundo del espectáculo y toda la parafernalia que rodea a los actores, las estrellas, la fama… Con profundidad dramática pero, siempre, dando prioridad al humor ácido, sarcástico, fino y elegante pero con muy mala uva.

Mala uva por ejemplo contra el cine comercial y, sobre todo, el de superhéroes. Poner al frente del reparto a Michael Keaton, en uno de los mejores papeles de su carrera, un hombre marcado por su papel como el superhéroe Birdman, ayuda mucho a la hora de entender al personaje, de añadirle humor y de dar más fuerza al relato. Edward Norton es una fuerza de la naturaleza, pero los personajes femeninos no se quedan atrás. La fragilidad interior mezclada con esa aparente dureza de Emma Stone, o el personaje perdido de Naomi Watts… El reparto hace virguerías con un guión así. Y lo consigue además gracias al talento narrativo del director, que cuenta la película como si fuese un único plano secuencia, o al menos eso nos termina pareciendo a nosotros. Se mueve continuamente siguiendo a los personajes entre los recovecos del teatro y sus alrededores, con soltura y fuerza, mientras a la vez ataca a la industria de Hollywood, la crítica, los juguetes rotos que crea dicha industria… a todo le da un repaso y, a veces, con cierto resentimiento, o eso parece. Y eso lo hace más divertido todavía…

Como decía al principio de la crítica, no es una película perfecta. Cuando toca el drama, al director y guionista se le va un poco la mano con ese aire pretencioso de historia más grande que la vida, como si fuese capaz de revelarnos las grandes verdades del universo, como cuando el protagonista tiene sus charlas interiores con Birdman, o esa extraña escena de acción en la calle y el regreso al teatro… O el final que no vamos a revelar, por supuesto… Eso le lleva a dejar historias totalmente a medias, entre ellas las de los personajes femeninos y la de Norton. Todo por centrarse un poco más en la historia del personaje central, que funciona a las mil maravillas y nos deja pensando y pidiendo más. Porque la película entretiene, hace reír, hace pensar y hace sentir que estamos viendo una experiencia más que una película, pero quizá para el público menos cinéfilo que busca pasar sólo un rato distendido en el cine, la película sea algo difícil de digerir. Que no quiere decir que no nos encontremos ante una grandísima película y una de las favoritas para los Oscars desde ya. Qué gran manera de recuperar a Michael Keaton…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 26 Enero 2015 16:31
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp