×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Una de las mejores películas bélicas de los últimos tiempos. Sí, ya sé que en principio puede no parecer demasiado teniendo en cuenta la falta de películas bélicas en nuestras carteleras en los últimos años. Tras el enorme éxito de Salvar al Soldado Ryan en los 90 el género se revitalizó hasta agotarlo casi por completo de nuevo, al menos de cara a la taquilla. Sí, podemos recordar alguna muy buena película como Malditos Bastardos, que también tenía a Brad Pitt en su reparto, o brillantes series de televisión como Hermanos de Sangre, aunque tengamos que volver la vista atrás demasiados años. Lo mismo para grandes películas del género como Black Hawk Derribado. Y con todo, ni siquiera estaba centrada en la Segunda Guerra Mundial. Parece que Hollywood se ha ido olvidando poco a poco de esa época, quizá porque la audiencia ha perdido interés. Incluso en los videojuegos, como Call of Duty, que empezaron en la Segunda Guerra Mundial y actualmente andan metidos en las guerras modernas, incluso futurísticas… Parece que la última guerra justa no recibía toda la atención en cine que debería. Y David Ayer parece más que dispuesto a corregir ese error con una película que, además, ha sido un éxito en la taquilla americana.

Ayer es más conocido por sus guiones para películas como Día de Entrenamiento, pero como director/guionistas nos ha brindado propuestas tan interesantes como Sabotage, Sin Tregua o Vidas al Límite, y películas que ha dirigido como Dueños de la Calle. Eso sin mencionar que será en breve quien lleve a la pantalla al Escuadrón Suicida con Will Smith a la cabeza del reparto. Un tipo cuyo cine me interesa porque hace cine con agallas, con sangre en las venas, no versiones edulcoradas de las mismas historias de siempre destinadas a contentar a todo el público. Y eso no significa que sea un director elitista ni mucho menos. Al contrario, su cine es accesible, entretenido, con ritmo, acción, intriga y violencia. Pero no hace películas blandas o simplificadas para la audiencia. Exige al espectador que tenga valor, que aguante, que soporte aquello por lo que pasan sus personajes, que no lleva siempre a un final feliz, ni mucho menos. No toma el camino fácil. Y eso se lo agradezco. Hacen falta más directores y guionistas como Ayer que, en parte y salvando las distancias, me recuerda a veces a lo que hace en España Alberto Rodríguez. Salvando las distancias. Pero tiene ese cariño por el cine de género, sobre todo el policíaco. Y por el cine con agallas, los personajes fuertes y bien definidos…

Claro que en esta ocasión Ayer se va al cine bélico de Samuel Fuller, con Uno Rojo, División de Choque a la cabeza, una película imprescindible para los fans del cine de este género que tiene ciertas cosas en común con esta historia, ese sentimiento de hermandad, ese humor para superar los peores momentos, esa oscuridad y tragedia escondidas… Ese horror de la guerra, sin duda. Que es donde esta historia triunfa. Un grupo de compañeros que viven prácticamente dentro del tanque en el que luchan en la Segunda Guerra Mundial, con un sargento que les lidera y trata de mantener a salvo y con vida a lo largo de los campos de batalla de Europa. Y un joven soldado asignado al tanque, Fury (el tanque, otro personaje vital de la película), que es un idealista y no siente que sea capaz de matar ni siquiera para salvar a sus compañeros. Pero, como dice una de las principales frases de la película “Los ideales son pacíficos, la historia es violenta”, una verdad con la que deben enfrentarse todos los personajes de la película mientras hacen frente a un enemigo que les supera y deciden aguantar una posición.

Honor, pero sin gloria. Amor, pero sin recompensa. Victoria, pero a un coste demasiado elevado. Todo ello se suma para mostrarnos una de esas películas sobre la guerra duras, reflexivas, violentas, poderosas en imágenes y con la cantidad justa de diálogos. Con momentos en los que no podemos dejar de mirar la pantalla con un grupo de personajes que no son precisamente adorables o incluso simpáticos, pero a los que entendemos a través de los ojos de un Logan Lerman que se convierte en el espectador para ayudarnos en este viaje. Sensacional Logan, como igual lo están Shia LaBeouf, Michael Peña y, por supuesto, Brad Pitt. Pero destaca, como siempre, el enorme Jon Bernthal, con su personaje sucio, malhablado y nada amable. Justo lo que necesitas a tu lado para sobrevivir a la guerra. La película tiene un aire sobrenatural desde el inicio, desde ese campo de batalla atravesado por un caballo entre la niebla, a esos refugiados que parecen fantasmas más que humanos, o ese asalto final con los soldados sin rostro avasallando a los protagonistas como si fuese un viaje al infierno.

Visualmente brillante, aunque a alguno le choque o no le agrade el uso de haces de luz verdes y rojos (sí, como si fuese Star Wars) para diferenciar los disparos aliados y alemanes en el campo de batalla, algo que hace más fácil de seguir las múltiples batallas de los tanques. A parte de eso la película tiene garra, nervio y muchas agallas. Cojan la historia de amor, cómo se desarrolla y, sobre todo, cómo termina. Cuando uno cree que Ayer puede ablandarse y salir por lo más convencional, el director cambia de dirección y te lleva por otro camino completamente distinto y a la vez brillante. Quizá se le va la mano un poco con el final, que tiene un momento algo… débil. Y algunos atacarán a sus personajes por ser poco… simpáticos para el público. Pero creo que eso último es parte de lo que hace la película especial. Lo que importa es el sentimiento de familia entre personajes, algo común al cine de Ayer, con esa figura paternal protegiendo a los suyos (como Washington en Training Day). Es una película potente y especial, centrada en los tanques, algo que tampoco es muy habitual. Excelente cine bélico. Excelente película.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 26 Enero 2015 16:31
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp