Chappie ★★★

Crítica de la película Chappie de Neill Blomkamp

Entretenida pero fallida muestra de ciencia ficción y acción. El director de Elysium y Distrito 9 regresa a la gran pantalla antes de ponerse a los mandos de la quinta entrega de Alien, para traernos una película que es la más floja de las que ha dirigido hasta el momento, pero que tiene sin duda momentos interesantes y nunca llega a aburrir. Entretiene, consigue interesar al espectador y, durante su primera parte, consigue intrigarnos por cómo y hacia dónde se dirige la historia, sobre todo gracias al robot protagonista y sus cuidadores, dos personajes que parecen sacados de una historia ciber punk y que son de lo mejor de la película. Una historia que pretende hacernos reflexionar sobre el alma humana, qué es lo que la define y qué define la vida.

A través de su protagonista, un robot muy particular, en un futuro cercano en el que en la capital de Sudáfrica empiezan a usarse robots policía con excelentes resultados. Pero su creador quiere más. Quiere crear vida. Y lo consigue con Chappie sin ser consciente de que un compañero de trabajo que quiere que su propio robot se contratado por la policía. A eso hay que sumar que Chappie acaba en manos de unos indeseables que se convierten en su familia, buscando beneficiarse del robot que es como un niño… El resultado de la trama es una mezcla entre Cortocircuito y Robocop, algo que se ha mencionado muchas veces ya. No las suficientes, en serio.

Porque hay momentos en los que la película copia literalmente ideas, tramas o escenas de las dos películas antes mencionadas (el robot de Jackman, cómo se comporta Chappie, el ataque de los chavales al ser abandonado, la batería, la batalla en el edificio abandonado…) y uno lo recuerda continuamente. Hay un buen trabajo del reparto, aunque los personajes no estén todo lo desarrollados que deberían, Hugh Jackman, Dev Patel y Sigourney Weaver (que sale menos de lo deseado) hacen virguerías con sus personajes. Y en versión original Sharlto Copley da vida a Chappie de una forma en la que es difícil no acabar encandilado por el personaje. Similar a lo que hace Andy Serkis por César en el Planeta de los Simios.

Así que para combatir la falta de originalidad la trama tiene ritmo, humor, guiños y entretiene todo el tiempo, nos mueve, nos interesa, nos divierte. Pero claro, llega la media hora final y las lagunas de guión se convierten en mares donde la historia, pese a la acción salvaje y trepidante, se hunde por completo. El tema de la batería, el plan del villano, lo de la herida de bala y la solución… Están forzadas para llegar al final que el director quiere. No son naturales. Suceden porque sí, y punto, pese a no tener ningún sentido, lógica o coherencia… Ese es el mayor problema de la película, esos 30 últimos minutos que quitan lustre y la alejan de las dos pelis anteriores de Blomkamp, con las que comparte ese estilo visual único, esa personalidad y ese tipo de ciencia ficción realista, cercana, plausible. Lástima que no sepa redondear la propuesta.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Sábado, 02 Febrero 2019 14:34
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp