A la venta en quioscos

A la venta en quioscos

También podéis ojear la revista, incluso desde desde dispositivos móviles:

o bien pinchad aqui para verla a pantalla completa

Drama y humor unidos de forma envidiable en esta gran película. Una película poderosa que habla del respeto y la igualdad, de la lucha para establecerlos y de la unión entre dos comunidades que no podían ser más diferentes a primera vista, la de los mineros y la de gays y lesbianas de Londres, unidos en un momento del tiempo que parece lejano, pero del que todavía arrastramos suficientes prejuicios como para que la película siga de actualidad. Dejando un gran sabor de boca, uniendo y celebrando las diferencias entre todos, pero también esos nexos que nos unen más que no separan. Como la lucha contra un gobierno injusto. Y lo hace evitando dar sermones, apoyándose en el humor de las situaciones y sus personajes, que realzan el drama que viven varios personajes.

Contada a través de los ojos de un joven veinteañero gay que lo oculta a todo el mundo, pero que descubre en una asociación activista su lugar, donde puede ser él mismo sin miedo. Y en mitad de ello, la huelga minera del 84 que lleva al líder de la asociación a pensar que mineros y gays deberían unirse en la lucha contra un gobierno que los maltrata por igual. De ese modo el grupo acaba visitando una pequeña aldea en Gales donde los prejuicios son aún mayores que en Londres, pero donde, poco a poco, empezarán a unirse a la comunidad, dejando a un lado las diferencias. Al final, todos somos sólo humanos. Basada en hechos reales, es un perfecto reflejo de la época y de sus maravillosos personajes.

El reparto brilla a una altura sublime, como en muchas películas británicas, aunque se haya criticado que a los galeses les dan vida actores británicos. Lo que importa al final es la brillantez de gente como Imelda Staunton, Bill Nighy, Ben Schnetzer, Dominic West, Andrew Scott, Paddy Considine o Jessica Gunning. Enormes, llenos de vida, de historias que contar, de fuerza, de ganas de luchar y no rendirse. Con un humor perfecto, medido, único. Sea el lector de la inclinación sexual que sea, esta película le llenará igualmente por ese encanto y sencillez, esa maravillosa mezcla de humor y drama, esos personajes adorables y esa historia tan bien construida.

El choque de culturas es la clave del humor, y las historias personales del drama, que golpea en el momento adecuado con fuerza (esa escena en las escaleras del club nocturno… cuando la piensas es terrible). La lucha de dos comunidades que no pueden ser más distintas pero que se hermanan, que aprenden los unos de los otros, que luchan y crecen. Todo nos lleva a un final épico, emotivo, que nos da ganas de vivir, pero con un tinte agridulce inevitable. Hay un par de momentos en los que la historia que despistan, pero esas escenas entre Nighy y Staunton, Considine con el grupo, West y Gunning… Son oro puro. El orgullo del título está en mantener siempre la cabeza bien alta. Luchar. Aunque la guerra se vaya a perder. Vayan a ver la película, por favor. No se arrepentirán.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 06 Abril 2015 10:23
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp