The Guest ***

Abril 22, 2015
Los responsables de la interesante Tú eres el siguiente (el director Adam Wingard y el guionista Simon Barret) vuelven a juntarse en esta divertida película, en la que convergen influencias de buena parte del cine de terror de los setenta, ochenta y noventa.

Un soldado víctima de un experimento regresa a la vida civil después de licenciarse. Sin mucho más que hacer, el tipo -cuyo supuesto nombre es David- decide visitar a la familia de un compañero muerto. Sin embargo, nada es lo que parece; y el ex militar resulta ser un arma mortífera, preparada genéticamente por el gobierno. Este argumento, entre la ciencia ficción y el slasher puro y duro, es el que cuenta The Guest. Un largometraje que sus responsables entienden como una oportunidad para homenajear solapadamente el cine de hace unos lustros.

Para empezar, la trama remite a una mezcla extraña entre Soldado universal, El héroe y el terror y El padrastro. La primera, por el lado de los experimentos secretos para crear el combatiente perfecto. La segunda, por el asesino que amenaza con su invulnerabilidad criminal a los “buenos”. Y la tercera comparte el lado del gusto del psicópata por acabar con una familia aparentemente normal.

Pero la película de Wingard y Barret también tiene sitio para rememorar otros títulos del grito palomitero, tales como Prom Night, La noche de Halloween y la saga de Scream. Una obsesión en clave de homenaje en la que igualmente caben guiños a The Jackal (la movie de Michael Caton-Jones, con Richard Gere y Bruce Willis) y a En la línea de fuego.

En definitiva, todo un zumo de cine de género que las mentes de Tú eres el siguiente unen con imaginación y buenas dosis de adrenalina. Aunque, en medio de esa alquimia, es más que justo destacar el trabajo del británico Dan Stevens; el cual resulta vital para que funcione la cosa. El otrora rubio aristócrata de Downton Abbey cumple perfectamente en la piel del desquiciado David. Y eso que el ex narcotraficante de Caminando entre las tumbas no es un armario ropero de músculos.

A su lado, el resto del elenco empalidece por la poca chicha de sus roles. Ni siquiera la heroína encarnada por Maika Monroe consigue hacer sombra al eficaz matarife, que cumple con su estatus como estrella.

Ante tal filón a explotar, Wingard carga las tintas en la caracterización de Stevens, y hace que todo gire en torno a él. Así construye un libreto del que importa poco su falta de verosimilitud; ya que lo realmente atrayente es la sucesión de sustos carniceros, en los que la hemoglobina salta al gallinero sin el menor asomo de disculpa.

Por cierto, y a tenor de las influencias, en The Guest aparece una escena en la que el asesino escapa a través de un montón de ropa tendida. Algo que recuerda vagamente a una de las entregas de Viernes 13 y a la mítica La noche de Halloween.

Lo dicho: cine de antes con la eficacia de los viejos tiempos, en los que reinaban en las salas tipos tan retorcidos como John Carpenter, Tobe Hooper y Wes Craven. Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Viernes, 15 Mayo 2015 10:11
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación