×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Sólido thriller, gran temática, enorme reparto, pero algo no encaja… No es el conjunto general de una película que recuerda continuamente a Prisioneros, pero no termina de cuajar como lo hacía aquella, quizá porque cae de cuando en cuando en un par de tópicos evitables o porque la trama termina siendo demasiado poco original… Hay un momento determinado, de hecho, en el que uno se plantea si el villano de la historia (no es ningún spoiler, se sabe desde el inicio, un genial Kevin Durand), no está buscando ser cazado realmente, porque una cosa es tentar la suerte, y otra estar continuamente removiendo el avispero a ver si nos pican. También hay un par de personajes, que se suponen protagonistas, que desaparecen durante amplias porciones de película. Y es una pena, porque todas las historias son interesantes.

Contada desde 2005 hasta nuestros días, la película cuenta la historia del secuestro de una niña a manos de un pedófilo, de la investigación de la policía, del devastador efecto en la familia y de cómo esa niña crece siendo prisionera y usada continuamente por un pederasta… o quizá sea algo más… La película trata un tema tan complejo y terrible como la pedofilia, con buen gusto, asustando, pero sin ser truculenta, sin caer en el efectismo casi nunca. Un matrimonio pierde a su hija, a lo largo de los años intentan encontrarla sin que ni ellos ni la policía sean capaces. Mientras la niña crece junto a su captor y la policía, o un policía, sospecha del padre… Podría ser un telefilm, pero no lo es por varias cosas.

Primero el reparto. Al nombre de Durand se unen Rosario Dawson, Scott Speedman, Ryan Reynolds (en uno de sus mejores papeles), Alexia Fast, Bruce Greenwood y la siempre sensacional Mireille Enos, que con una mirada es capaz de desarmar a la mitad del reparto. Segundo, su director, Atom Egoyan, da un aire perturbador (Speedman mirando fotos por primera vez, las charlas entre pedófilo y prisionera, lo que le sucede a Enos…) pero nunca excesivo. Intrigante, inquietante, sobrio y contenido, aprovechando enormemente una puesta en escena muy sencilla pero efectiva y un paisaje invernal que recuerda a Fargo también… Egoyan aprovecha los espacios, los lugares y a sus actores.

Pero lo dicho, algo no termina de encajar. La relación propuesta entre Speedman y Dawson es un cliché, y ese detective que haría lo que fuese por detener a los culpables no es del todo aprovechado, como no aprovechan ese enfrentamiento entre Speedman y Reynolds, que podría dar mucho juego. El culpable campa a sus anchas, aunque las investigaciones policiales dan mucho repelús (usando internet para cazar pedófilos…). Satisface a los fans del thriller con algo más, pero deja un regusto algo amargo, porque podría haber sido una película enorme, a la altura de Prisioneros del también canadiense Dennis Villeneuve. Es decir, que la película es buena, pero sabe a poco, y podía haberse solucionado con otro repaso al guión… o en la sala de montaje. Pero de lo más recomendable del fin de semana, aunque sea sólo por el tema que trata.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 16 Junio 2015 08:01
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp