×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115

Lazos de Sangre ***

Mayo 22, 2015
Sólido thriller policial ambientado en los setenta. Una película que quiere beber de obras como Serpico pero acaba desbordada por la personalidad de su guionista, James Gray, al que se echa de menos en la dirección para dar su particular toque a la película, que parece a ratos una revisión de La Noche es Nuestra, una de las grandes muestras del género reciente que nos dio el propio Gray. Aquí cede el testigo como director a Guillaume Caunet, actor muy popular (Vidocq, La Guerra de los Botones), y director ocasional, que tiene en su haber uno de los mejores thrillers de suspense europeos de los últimos años, No se lo Digas a Nadie. En esta ocasión no está a la misma altura, pero saca adelante una película compleja y dura que tiene momentos brillantes.

Dos hermanos, uno un criminal recién salido de la cárcel (Clive Owen), el más pequeño un policía de enorme futuro (Billy Crudup), que se verán arrastrados a una espiral de violencia cuando el mayor vuelva al mal camino, y el joven decida echarle de su vida, sin darse cuenta de que los lazos de sangre a los que hace referencia el título, son más fuertes de lo que nos imaginamos. Todo ello salpimentando con las relaciones con las mujeres de sus vidas, y con un padre (James Caan), que pese a todo parece apreciar más al hermano mayor que al pequeño. Traición, venganza y familia en el Nueva York de los 70, rodado con estilo y fuerza, pero a la que le falta algo…

Antes mencionaba a las mujeres de la vida de los protagonistas porque el reparto femenino es simplemente de escándalo. La exmujer de Owen, Marion Cotillard, su nueva pareja, Mila Kunis, el romance de Crudup, Zoe Saldaña, y la hermana de ambos, Lili Taylor. Simplemente brillante. Están bien tejidas las relaciones y los personajes, pero en ese reparto tan magnífico falla Crudup (me pasé media película pensando lo que podía haber dado de sí Eric Bana en el personaje), y a través de él cojea la relación con el hermano, el padre y su pareja… También se le va la mano el metraje a Caunet, y pierde fuelle en escenas que está claro no le interesan, muchas relacionadas con el personaje de Crudup.

Como es habitual, y perfecto, en este tipo de cine, no hay muchas escenas de acción, pero las que hay no se olvidan, desde la inicial al asalto al bar o el robo, pasando por el genial final de la película, que redime todas esas partes que se hacen tediosas o no tienen garra. A veces parece estar tan interesada la película en ser setentera que se olvida de entretener. Hasta que llega la segunda parte de la historia le cuesta arrancar (esa historia del kiosco en el parque…) y desaprovecha a Cotillard, que hace un sensacional trabajo con el acento, por ejemplo, y que es capaz de dejar al espectador sin aliento en un instante (su llegada al bar…). Es buena, es sólida, una historia de redención, traición, familia… pero las hay mucho mejores, no aporta nada nuevo y tiene en su reparto su mejor baza, y no siempre. Los fans del género la agradecerán y mucho.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 16 Junio 2015 08:01