Juego de intriga construido sobre giros sucesivos en una trama de aire hitchcockiano.

Intriga sí. Juego con los tópicos del género sí. Trabajo descarado con los recursos más obvios del cine de suspense, también. Pero todo ello con una loable inclinación por escapar de lo más fácil para transitar por el camino más difícil, como ya nos propone su propio título. Asesinos inocentes se propone llevarnos de paseo otra vez por un género tan transitado por el cine que puede parecer incluso manido, pero busca escapar de todo atisbo de conformismo buscando en su historia de arranque un tanto cercano a pesadilla de Edgar Allan Poe una personalidad propia que radica precisamente en su empeño de ejecutar una especie de equilibrio en la cuerda floja del género, un “más difícil todavía”. Porque sin duda difícil es cruzar la fórmula del grupo de jóvenes en situación límite propia del género de terror, que la película no visita en realidad, pero está sugerido en un segundo plano por el aire inquietante de su fotografía en esa presencia insistente de la noche y de la muerte. Y más difícil es su manera de entender la intriga que recuerda los laberintos imposibles en que mete la novelista Patricia Highsmith a sus personajes. No en vano uno de sus referentes argumentales es precisamente Extraños en un tren. Difícil es también sostener una trama de asesinato aplazado sin llegar a repetirse. Difícil es tener la osadía e incluso las agallas de contar una trama en torno a la muerte, el suicidio y la eutanasia abordando todos estos asuntos de notable calado y seriedad con el distendido descaro que acompaña su paso por la fórmula visual del cine de intriga más clásico, si cortarse ni un pelo en poner en pantalla un juego de pistas equívocas y manipulación del espectador que incluye algunos momentos en los que ese juego se revela plenamente, como el de la chica, el chico y los ascensores en la casa del profesor…

Lo que aprecio en primer lugar es ese descaro para abordar el género e intentar darle unas cuantas vueltas de tuerca, por ejemplo para hablar de la muerte sin apostar por la muerte, para mantener a sus personajes principales, sobre todo al protagonista, en la cuerda floja moral, obligándoles a elegir, decidir, tratar con la culpa que formula el personaje de Miguel Ángel Solá al principio del relato. Eso es especialmente válido en el caso del protagonista, interpretado por Maxi Iglesias, que junto con Miguel Ángel Solá, lideran un reparto de actores cuya solidez es capaz de sostener incluso los momentos más endebles del guión, cuando el juego se hace demasiado obvio, o en los que puede llegar a peligrar la credibilidad suspendida del espectador. Lo cierto es que toda película de intriga es en definitiva un duelo con el espectador, con lo que creemos y no creemos de lo que se nos cuenta, partiendo de la base de que estamos dispuestos a entregarnos a la suspensión de la credibilidad ante la intriga siempre que la intriga sea sólida y nos convenza. Creo que en Asesinos inocentes, que en algunos momentos peca de querer exigirse a sí misma una originalidad que se pone por encima de la solidez argumental, los mejores guardianes de la eficacia son precisamente sus actores y la solvencia con la que el director resuelve visualmente y saca partido a su reparto, no sólo en los principales, sino también en los secundarios, donde brilla especialmente la capacidad de Aura Garrido para darle todo un trasfondo y una historia interior a un personaje que supera su carácter inicial de episódico para construir en muy poco tiempo de metraje toda una historia personal muy interesante.

 

Miguel Juan Payán 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 28 Julio 2015 09:23
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp