Magic Mike XXL ***

Miguel Juan Payán Julio 06, 2015
Magic Mike XXL. Me convence más que la primera, es una historia de viaje más entretenida.

Puede que a los incondicionales de la primera película, dirigida además por Steven Soderbergh, en mi opinión uno de los directores más interesantes de nuestros días, les extrañe esta opinión, pero lo cierto es que Magic Mike XXL me ha gustado más que Magic Mike, principalmente porque acepta su verdadera naturaleza como producto de evasión y no intenta, al contrario que aquella, ser otra cosa que un aceptable y optimista entretenimiento sin mayores aspiraciones, pero con cierto estilo que le impone principalmente  la presencia en el reparto de la que para mí es la mejor baza con que cuenta esta película, Jada Pinkett Smith. En los últimos meses esta mujer ha conseguido imponerse como una de las más gratas sorpresas de la oferta audiovisual televisiva con su trabajo como Fish Mooney en la serie Gotham, y con este otro trabajo en Magic Mike XXL demuestra que puede ser más interesante su carrera en la madurez que todo lo que había hecho hasta el momento.

El otro aspecto destacado y que opera a favor de este largometraje frente a su precedente es que todo el reparto de protagonistas masculinos parecen mucho más cómodos y cercanos en esta nueva peripecia. Además si en la primera película el argumento se decantaba más por plantear protagonismo de Channing Tatum asociado a su papel como “maestro” del joven aspirante interpretado por Alex Pettyfer, uno de los aciertos de esta segunda entrega es dejar que se abra paso en la historia un protagonismo más colectivo de todos los integrantes del grupo, dejando incluso espacio para que alguna que incluso algunos personajes secundario, como Andie McDowell, puedan tener su momento para lucirse en el relato. El propio Tatum, que sigue oficiando no obstante como reclamo principal, tiene su momento de lucimiento   en plan guiño a Flashdance en la secuencia del taller que sirve como arranque del relato, y le saca un partido humorístico y más relajado a su personaje que contrasta con la tensión supuestamente dramática –y para ser sincero en mi opinión bastante tópica por otra parte- que se supone que tenía que imprimirle a la primera, de manera un tanto artificial. Liberado de tener que materializar la fábula de afán de superación, triunfo personal y “self made man” que eran lo más flojo del planteamiento argumental de la primera entrega, Tatum y su personaje se someten al mismo proceso de aceptación de su verdadera naturaleza como broma y evasión más relajada y optimista que hace Magic Mike XXL frente a Magic Mike.

La idea de llevar el optimismo a la historia y soltar ese lastre de relato en el fondo dramático que tenía la película anterior encontrando su propia identidad en la infalible fórmula del relato de viaje, está incluso materializada en una de las secuencias de la película, cuando uno de los integrantes del grupo empieza a tirar las piezas de los disfraces que utilizaban en sus números anteriores cuando estaban dirigidos por Dallas (Matthew McConaughey). Es una idea de ruptura con el pasado que define de hecho la idea que preside toda la película respecto a su visión de la sociedad norteamericana, perpetuamente sometida a los volubles devaneos de una gráfica que viaja del pesimismo al optimismo en ciclos, haciendo del cine una especie de espejo en el que se refleja ese convulso paisaje emocional. Nótese que el guión de la película ha puesto buen cuidado en introducir sutilmente el asunto romántico sin llegar al romance propiamente dicho, otro de los aciertos que aplaudo en esta película frente al enredo sentimental algo tópico y para mi gusto tan previsible como forzado de la primera.

Magic Mike XXL se ha liberado de la mayor parte de los elementos que eran un lastre en Magic Mike.

 

Miguel Juan Payán 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 28 Julio 2015 09:23