Lío en Broadway ***

Julio 22, 2015
Gran reparto para esta película muy cercana al cine de Woody Allen. Sin alcanzar nunca el talento del director y guionista de Manhattan o Balas sobre Broadway en sus mejores trabajos, como son por ejemplo esos dos antes mencionados, la película se mueve en ese universo tan particular de Allen, lleno de personajes neuróticos, desquiciados muchas veces, en un Nueva York muy natural y cercano, pero termina careciendo de la magia de los trabajos de Allen. Le falta chispa pese a tener todos los ingredientes, y quizá venga motivado por el hecho de que su director, Peter Bogdanovich, ya no es lo que era y ha perdido la frescura de sus primeros trabajos. El director intenta extraer lo mejor de Allen y pasarlo por el filtro de los clásicos de la comedia de enredo, pero algo termina por no encajar.

Les puede costar encontrar al director de películas como La Última Película o Luna de Papel en Lío en Broadway, aunque su amor por el séptimo arte queda claro desde los primeros compases de esta película, que es una ligera comedia sentimental, a caballo entre lo antes mencionado y el cine de Howard Hawks o Preston Sturges, por mencionar sólo a dos. Lo que debería ser una ácida comedia con punzantes diálogos, encanto y mucha ironía, acaba siendo una amable película sobre una joven prostituta que recuerda cómo llegó a convertirse en lo que es hoy, dejando además claro desde el principio del relato, que la historia que cuenta puede ser tanto invención como realidad, porque a veces no hay que dejar que la verdad estropee una buena historia.

Esa joven prostituta es el alma de la película y está interpretada por la siempre interesante Imogen Poots, una joven de Brooklyn que quiere ser actriz pero que, para pagar facturas, por el camino se convierte en chica de compañía, hasta que llegue su gran oportunidad. La inocencia de su personaje, su ingenuidad, su romanticismo incurable y su eterno optimismo, son las claves de la película, porque todos los demás personajes giran en torno a ella. Unos personajes interpretados por Owen Wilson, Jennifer Aniston, Rhys Ifans, Debi Mazar, Cybill Sheperd, Illeana Douglas, Tatum O’Neal, Will Forte, Jennifer Esposito o algún cameo especial más, y en su reparto encontramos un gran motivo para ver la película.

Una película que es divertida, ligera, cercana y optimista, pero que no termina de aclararse entre lo antes mencionado. No sabe si quiere ser Woody Allen (el personaje de Aniston, por ejemplo, o Wilson, que parece sacado directamente de Medianoche en París…) y los grandes de la screwball comedy, donde tampoco termina de tener ese ingenio necesario. Tiene encanto, pero termina careciendo de pasión o de algo que la haga especial, diferente. Divierte y entretiene, pero no llega a más, no consigue convencernos de que es una película especial o diferente al resto. No parece una película de Peter Bogdanovich, sino de Bogdanovich intentando ser otra cosa. Alguien distinto, y no termina de conseguirlo. Pese a su enorme potencial. Disfrútenla, pero no le exijan mucho más. Jesús Usero 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 18 Agosto 2015 09:10