Cut Bank ***

Agosto 18, 2015
El televisivo Matt Shakman presenta un thriller con aroma a western contemporáneo, en el que se atisban algunos elementos colindantes a las películas de los hermanos Coen.

Hay filmes que permanecen en la memoria del espectador más por la atmósfera que recrean que por lo que cuentan realmente. Máxima que se ajusta a la perfección con las contorsiones cinematográficas de Cut Bank. El largometraje del aún poco conocido Matt Shakman no relata nada con la fuerza suficiente como para obtener una distinción relevante, pero en lo que sí adquiere la categoría de la diferenciación es en el dibujo de los decorados que conforman la historia.

El pueblo nominado Cut Bank es una de esas extensiones fantasmas aquejadas de una normalidad atomizaba, capaz de alienar el comportamiento de sus habitantes. En definitiva, un pueblo muy en la sintonía de los desérticos paisajes pintados por el Far West. Allí es fácil imaginar la fisonomía de la frustración colectiva, al tiempo que resulta muy comprensible la asfixia de los residentes en ese pozo infernal.

Semejante cárcel es en la que se encuentra el personaje principal de la movie: un chaval con un padre enfermo al que cuidar, que responde al nombre de Dwayne McLaren. El joven tiene planes de escapar a California con su novia Cassandra, aunque la obligación de atender a su progenitor le aleja cada vez más de sus sueños. Una realidad que se mantiene inalterada, hasta que el cartero de la zona es asesinado misteriosamente delante de los ojos de Dwayne y Cassandra.

Este planteamiento argumental sirve a Shakman para mostrar las inquietudes de un grupo de personajes tocado por las desgracias existenciales, a los que no les llega un mínimo de acción heroica salvo cuando su situación se ve perturbada por la violencia.

El director carga las tintas del largo en ese cuadro dramático, que encabezan Liam Hemsworth y Teresa Palmer; y en el que también colaboran veteranos del tronío taquillero de John Malkovich, Billy Bob Thornton y Bruce Dern. Ellos son, pese a las limitaciones impuestas por el libreto bastante tramposo de Patino, lo más florido de una película donde la parte más sorprendente la pone el desarrollo visual y escénico. Sin embargo, las incongruencias en la evolución de la historia logran que las posibles aportaciones de tan sagaz elenco queden sepultadas por la escasa pericia de un argumento que se pierde dentro de una euforia homicida totalmente fuera de lugar.

Shakman lastra las buenas vibraciones iniciales con la aparición de un psicópata sin la necesaria convicción como para convertirse en el motor de la trama, y con sus crímenes imperfectos se van diluyendo los papeles de Hemsworth, Palmer, Malkovich, Thornton y Dern.

Un camino por los brochazos sin acierto que acaba estropeando el cuadro, con un final moralizante y facilón; lo que resta interés a lo presenciado con anterioridad.

De todas formas, Cut Bank tiene una atractiva primera media hora de thriller costumbrista y adormecido, que permite atisbar en sus imágenes porciones de trabajada calidad. Algo de agradecer, sobre todo si los que contemplan la cinta saben disfrutar de los ambientes surcados por el amargo sabor de las derrotas asumidas.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Viernes, 18 Septiembre 2015 12:49
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación