×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115

Ricki ***

Agosto 27, 2015
Buena comedia que se apoya en un gran reparto y los detalles del guión de Diablo Cody. Una guionista que ganó el Oscar por Juno y cuyo trabajo siempre me resulta interesante. Y cuando digo siempre es siempre, incluyendo esa película que nadie quiere recordar que es Jennifer’s Body. Me parece una guionista muy personal, que no acierta siempre, pero cuando lo hace, aunque sea a trozos, lo hace con brillantez. Hasta la película de Barbie pinta mejor ahora que Cody escribirá el guión. Aquí no estamos ante su mejor trabajo, pero tiene esos trazos que mezclan comedia y drama con inteligencia y mucha mala uva, pero sin grandes aspavientos, metiendo la puntilla en el momento adecuado, con elegancia y muchas veces brillantez.

Sí, Ricki no es su mejor guión. De hecho es una película que, a lo mejor, no convence del todo, pero tiene esos detalles de grandeza en una historia que nos llena de carcajadas y buen humor al terminar, y en el que flojea más la parte dramática, sobre todo la romántica. Una cantante de rock que no ha sido la estrella que quería ser, recibe una llamada de su ex marido para que vaya a Indiana a ayudarle con su hija, que acaba de separarse y está en una profunda depresión. Un viaje para reencontrarse con el pasado, con los cabos sin atar y con los errores cometidos, lleno de humor, más que drama, o más memorable que el drama. El resultado es amable y divertido, con algún momento que no olvidaremos fácilmente.

Hablar de Mery Streep a estas alturas y elogiarla casi parece un chiste. La actriz, una de las mejores de la historia sin duda, se echa la película a sus espaldas con una facilidad de asusta. De hecho a veces parece que va en piloto automático, sin esforzarse casi… Pasa de un registro a otro con una facilidad pasmosa… A su lado, un gran Kevin Kline (lo mejor de la película), Sebastian Stan, Mamie Gummer, Rick Springfield, Ben Platt o Audra McDonald, excelentes todos en papeles menores o mayores, pero defendiendo con enorme dignidad sus personajes (ojo a la charla entre McDonald y Streep, o la cena en el restaurante con todos los hijos…).

El problema de la película es su indefinición, parece querer ser una cosa, una historia, para, de repente, dar un giro radical no sólo en tono o en ritmo, sino también en género, pasando del tema familiar al romance insustancial, que despista al personal, dejando a medias la historia con Kline (pero muy, muy a medias), y dejando un enorme bache en la película que luego remonta el vuelo con la boda, al final, hilarante. Eso le resta emotividad, como lo hacen los número musicales, las canciones, homenaje al rock, pero excesivas para dejarlas enteras en la película… Lastran nuevamente el ritmo de la cinta, que queda convertida en una serie de retales, unos más brillantes que otros, pero muy efectiva en su conjunto. La dirección de Jonathan Demme, bueno, genial con los actores, visualmente… nada a destacar. Una película agradable, simpática y divertida.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 22 Septiembre 2015 17:36