×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Dos grandes de la interpretación en una pequeña y honesta película. Y valiente, porque el público actual, acostumbrado a explosiones, tiroteos, acción sin límites, aventura y actores cada vez más jóvenes, no tiene mucho interés (o en la taquilla no lo demuestra, Anne Hathaway acaba de decir que ya empieza a perder papeles por actrices más jóvenes. La ven mayor… y va a cumplir 33) por pequeñas historias como ésta sobre una pareja ya mayor que se plantea vender su piso de toda la vida y mudarse justo en mitad de la caza de un supuesto terrorista en la ciudad, lo que pone todavía más difícil el mercado inmobiliario. Claro, que en un barrio en auge como Brooklyn lleno de hípsters (palabras del protagonista), no es raro que aparezcan compradores. Morgan Freeman y Diane Keaton lideran esta comedia dramática sutil y agradable que no es memorable, pero que seguro es muy apreciable por los cinéfilos.

Porque al final la clave está en el duelo de estos dos actores veteranos, que son la pareja protagonista y que viven, en apenas unos días, una montaña rusa de emociones y contradicciones en las que hay que sopesar si 40 años en un hogar importan más que el hecho de estar demasiado mayores para enfrentarse a los tramos de escalera que llevan a su hogar. Si los recuerdos, la nostalgia y el cariño por un apartamento les hará echarse atrás o no cuando toque decidir. Por el camino recordarán su historia de amor, su camino al éxito, pequeños momentos determinantes en una historia en la que él, como no podía ser de otro modo, es un artista. Y de cierto éxito. Vamos, que ya era hípster él (y ella) antes de que llegasen los nuevos…

No es que Richard Loncraine, director entre otras de Firewall, saque mucho partido a esta adaptación de una novela de Jill Clement, al menos visualmente. Todo es luz, tonos suaves, falta de personalidad… de garra. O de mala uva. La historia tiene miga suficiente para tirar por el camino de la comedia ácida, con esos dos personajes no aceptando lo que el mundo espera de ellos (y a lo que les presiona), pero cada vez que parecen ir a estallar o devolver el golpe, uno calma al otro y se quedan casi esperando. Incluso en el final, tan esperable como correcto…

No hay nada memorable más allá de sus dos protagonistas, dos auténticos maestros como Freeman y Keaton, poniendo de manifiesto que en la tercera edad o no, siguen siendo dos cracks capaces de elevar una historia sencilla y hacerla mucho más interesante, más profunda, mucho más intensa, pero contenida, sin excesos (ojo a la trama del terrorista y Freeman siguiéndola en la tele), con humor contenido y mucha ternura. Quizá eso es lo que le sobra, tantas buenas intenciones, querer dejar un sabor de boca tan bueno y ser tan amable con sus personajes y sus tramas, con cosas como la historia del perro que sobran por completo. Pero sus actores están tan bien (ojo a Cynthia Nixon) y la película es tan honesta, que funciona. Sin más.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 05 Octubre 2015 10:43
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp