×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Humor a raudales, reparto espectacular y mucha mala uva. Eso es lo que nos ofrece lo último de Álex de la Iglesia, que parece ser que, o te encandila, o lo odias, pero no ha dejado a nadie indiferente al parecer. Y lo respeto, no tiene que gustar a todo el mundo, ni parecernos divertido lo mismo, ni entender todos lo que Álex de la Iglesia quiere o deja de querer hacer, ni siquiera estar de acuerdo con él. Lo que ya entiendo menos es oír comentarios negativos de la película de gente que estuvo riéndose a carcajada limpia durante toda la proyección. Es como si a oscuras en la sala nos pareciese correcto reírnos, pero para mantener el postureo y la imagen de intelectual que vamos dando de cara a la galería, tuviésemos que atacar la película. Muy correcto no es, la verdad, pero es lo que hay. Aquí servidor se lo pasó pipa con Mi Gran Noche y no sólo eso, no me da miedo decirlo y además argumentar por qué me parece una muy buena película, una de esas que nos dejan buen sabor de boca no sólo porque consigue hacernos reír, sino porque lo hace con un sentido, una dirección y una intención. Sacar a la luz nuestras vergüenzas como sociedad, dividida en este caso entre esa falsa fiesta de Nochevieja en la que todos pretenden pasárselo pipa, mientras en la calle hay una batalla campal por los despidos que la cadena va a organizar. La cara y la cruz. España en todo su esplendor, con su circo y su farándula.

Es en esa dualidad donde el director se mueve como pez en el agua con un grupo de personajes esperpénticos que parecen, como siempre, sacados de una película de Azcona y Berlanga. Lo más florido y granado de lo que podemos ofrecer al personal, desde las estrellas musicales, al público con sus problemas personales a cuestas, pasando por el directivo de la cadena, el regidor que ya lo ha visto todo en esta vida, la realizadora y su compañera, el fan loco, los mánagers, las tronistas dispuestas a dar un pelotazo memorable y el que monta su negocio en la fiesta a toda costa. Eso da una noche de sexo, alcohol (de mentira y del real) y auténticas locuras que van creciendo y aumentando, con historias totalmente corales que nos llevan a descubrir nuestros vicios y pecados. A veces con un bisturí, a veces con un hacha de talar, de la Iglesia se encarga de hacernos reírnos de nosotros y con nosotros, haciendo que sus personajes se dirijan a un inevitable final. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar por el éxito, la fama, el poder o el dinero? ¿Y por llegar a fin de mes? ¿O por no sentirnos solos? La clave, siempre, el humor, sarcástico, ácido y muchas veces negro. Y con un puntito friki, como esas continuas referencias entre Raphael en la piel de su alter ego, y Darth Vader, hijo incluido.

Eso nos lleva a ese reparto coral que tiene detalles de enorme grandeza, empezando por Raphael como una de las sorpresas del año, con ese tono de personaje endiosado y las ganas del cantante por reírse de sí mismo, de la imagen de divo que puedan darle, de lo que representa la fama y cómo desaparece con los años para dar paso a las jóvenes promesas, aunque muchas veces tengan mucho menos talento. Ahí entra en juego Mario Casas, brillante, con algunos de los momentos más hilarantes de la película, también con ganas de desmitificar su imagen de ídolo de jovencitas, para reírse hasta de su sombra. El actor debería callar definitivamente cualquier boca que diga que no sabe actuar. De una vez por todas. Lleva tiempo demostrando que tiene talento de sobra para enfrentarse a lo que le echen. No son ni mucho menos los únicos, desde Pepón Nieto y su personaje metido en un caos que no buscaba y del que no sabe salir, con una vida en la que todos le arrastran y él es incapaz de hacer algo por sí mismo, pasando por Blanca Suárez y su demencial personaje, o un favorito personal como Luis Callejo, cuyo regidor es para enmarcar. Hay muchos más nombres y seguro me dejo a más de uno en el tintero, pero no se pierdan a Terele Pávez, Hugo Silva, Carolina Bang, Enrique Villén, Santiago Segura, Carmen Machi, Luis Fernández, Marta Guerras (me da que esta chica va a hacerse notar, en serio), Tomás Pozzi o Carlos Areces. Mención especial para EL fan, Jaime Ordóñez. Qué pedazo de actor han encontrado ahí para la comedia en cine, desde Las Burjas de Zugarramurdi a ésta. Quizá la gran estrella de la función…

El resultado final es a veces irregular, con alguna trama que pierde fuelle a la mitad dejando olvidadas por el camino, quizá debido a lo breve de la película, que apenas pasa de los cien minutos, y evidentemente hay personajes que interesan más que otros, pero sobre todo queda la sensación de que nos hemos reído y nos hemos reído bien, a nuestra costa, a costa de la generación que vive atada a la televisión y sus mundos de mentira, con sus bebidas de juguete y sus estrellas de cartón. Puro artificio, pura mentira, como todos nosotros al final. Hay que saber reírse de ello y de nosotros mismos, de nuestras vanidades. Verla en compañía de unos amigos seguro que la hace ganar enteros, y se disfruta a varios niveles. El que quiera puede reírse sin más, el que quiera puede analizar un poco más a dónde dirige el director sus hachazos. El resultado es más satisfactorio que la anterior película de Álex de la Iglesia, para mí, quizá porque no pierde tanto los estribos al final como en Zugarramurdi. Pero es ése el mundo en el que nos mete, el de Muertos de Risa, el de La Chispa de la Vida o La Comunidad. Hay que saber apreciar el esfuerzo y el talento, en lugar de dejarse llevar por el postureo habitual. Hay que aprender a reírse de nosotros mismos…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 09 Noviembre 2015 13:21
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp