La quinta ola **

Miguel Juan Payán Enero 21, 2016
La quinta ola. Entretenida pero floja adaptación de la novela de Rick Yancey.

La literatura juvenil tiene unas pautas muy bien marcadas para desarrollar sus fórmulas narrativas, y la novela La quinta ola las sigue al pie de la letra con pocas novedades, casi ninguna sorpresa y una previsible agenda de acontecimientos… Intenta jugar en el terreno de El corredor del laberinto, pero se queda por debajo con una mezcla de sugerencias y caminos argumentales que parecen sacados de la serie Falling Skies y mezclados con las propuestas de fábulas cinematográficas con invasión alienígena como Skyline o La hora más oscura. Añadan un ejército de niños que toma prestadas claves de El juego de Ender sin llegar a explotarlas acertadamente, sino sólo como pincelada y ya tendrán el puzle completo sobre el que se edifica La quinta ola en su versión cinematográfica. Pero el problema no es tanto la repetición de fórmulas ya conocidos como el hecho de que sobre todo ello introduce el inevitable enredo sentimental de la protagonista con varios pretendientes para complicar más las cosas, en plan Los juegos del hambre, porque en el fondo quieren venderlo a las adolescentes a través de la subtrama romántica.

La presencia de Chloe Grace Moretz y Liev Schreiber en el reparto puede servir como cierto gancho inicial para seguirle la pista a los manidos caminos por los que se desplaza la historia, y con el añadido de las catástrofes del arranque y la intriga del destino reservado a los niños, funciona como entretenido producto de evasión. Pero empieza a decaer cuando descubre claramente sus cartas y la invasión y el itinerario de supervivencia de la protagonista, así como el enfrentamiento con los invasores, se revelan como meros pretextos para enchufarnos la parte romeojulietesca de la película. Cierto que no es tan molesta como en otros productos de este mismo estilo, aunque con esas peregrinas y tópicas afirmaciones sobre el concepto del amor escupidas por el personaje interpretado por Alex Roe acaba siendo un lastre para el planteamiento de acción y ciencia ficción que nos habían planteado hasta ese momento.

Es una faena porque tenía los elementos necesarios para haber cocinado una buena propuesta de cine de evasión para jóvenes, pero ha optado por jugar sobre seguro y no arriesgarse, en lugar de seguir caminos más interesantes, como los que por ejemplo en su momento han propuesto películas como Mañana cuando la guerra empiece o Mi vida ahora, que trabajando en planeamientos muy similares le sacan mucho más jugo a este tipo de fábula. Cabía esperar algo más del director, que es el mismo de la más interesante La desaparición de Alice Creed, pero parece que el objetivo de intentar crear una franquicia y poder rodar los otros libros de las serie de novelas ha pesado demasiado en su planteamiento visual y narrativo, quemando las posibilidades de limar las partes más tópicas y obvias del libro para sacar adelante una película más ambiciosa y menos engullida por los lugares comunes y lo previsible.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 08 Febrero 2016 16:49