Mejor solteras **

Febrero 12, 2016
Otra vuelta de tuerca en torno a las obsesiones hormonales nacidas a la sombra de Sexo en Nueva York y El diario de Bridget Jones. Dakota Johnson encabeza un elenco en el que la comicidad situacional funciona a medio gas.

Buscar pareja en el mundo de Internet y las redes sociales parece haberse convertido en toda una hazaña para los cineastas estadounidenses. El rumbo desconocido de las relaciones en el tercer milenio quita el sueño a más de uno y de una, argumento con el que se han elaborado auténticas tesis del comportamiento humano sometido a las tecnologías de la comunicación. Mejor… solteras redunda en la teoría de que la fauna de los potencialmente emparejables se ha complicado en grado sumo durante los últimos tiempos; aunque, al final, de lo que trata el largometraje es de alcanzar la pareja ideal, con la que dar el “sí, quiero” para escapar de la soledad.

Sin excesiva frescura, la película dirigida por Christian Ditter (basada en el homónimo libro escrito por Liz Tuccillo) sigue los pasos de Alice: una veinteañera que ha roto con su novio de toda la vida, y que espera encontrar un sustituto a la velocidad del rayo. La ciudad del Empire State es el terreno de caza donde esta heroína de las depilaciones esforzadas y los locales after hours pretende localizar su presa. Un propósito ante el que se procura la ayuda de su amiga Robin (una joven adicta al sexo y al alcohol) y de su hermana médico Meg. Pero lo que empieza como un juego de placer, se convierte en un método para comprender que los planes en cuestiones sentimentales están de más.

Dakota Johnson abandona por un tiempo el papel de víctima sadomaso de Cincuenta sombras de Grey para demostrar al personal que ella también puede desencadenar las risas de los espectadores, con la encarnación de la ingenua protagonista de la historia. Un trabajo sin excesiva pasión dramática, que queda en el polo opuesto del histrionismo bastante sonrojante del que hace gala Rebel Wilson. La rubia humorista intenta llenar su caracterización de Robin con un escaparate de excesos espasmódicos, cercanos a un exorcismo en toda regla. Actuación que pone a Dakota en el podio de lo preferible.

No obstante, los momentos más creíbles y graciosos del filme quedan reservados para la eficaz Leslie Mann, en la piel de la supuestamente controladora Meg. Ella es la que establece el justo medio entre la aparente sobriedad de Johnson y el desparrame de Wilson.

Sin embargo, pese a las evidentes desconexiones de guion, no se puede decir que la obra de Ditter sea aburrida, o que no genere la necesaria empatía e identificación con los personajes que presenta. Efectos que el equipo conjuga a través de un libreto de industriosos ingredientes, que no se diferencia en gran medida de los títulos similares que pueblan la pantalla con el sello made in USA.

Moralizante en su discurso y algo previsible en su desarrollo, Mejor…. solteras goza del beneplácito de aportar algunos diálogos con ritmo y cierta chispa, aparte de desplegar una fotografía neoyorquina realmente envidiable. Aspectos que suavizan la sensación de vacío general que transmite.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Jueves, 03 Marzo 2016 17:11
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación