Cien años de perdón. Competente mezcla de cine negro, película de atracos e intriga de conspiración.

Daniel Calparsoro es uno de los directores que mejor ha sabido mantener el listón alto del cine de género y de acción en nuestro país, sin por ello perder claves de autoría llegado el caso. Ese ejercicio, demostrado en películas como Salto al vacío, Pasajes, A ciegas o Asfalto encontró un corte más comercial pero no por ello menos eficaz e interesante en películas como Guerreros, Ausentes o Invasor. Y ahora, con Cien años de perdón, plantea un trabajo con la cámara diferenciado en algunos aspectos del de esa segunda tanda de películas y más cercano en su trabajo con los personajes al de sus cuatro primeros largometrajes. De ello nos me habló el propio director en la videoentrevista que le hice con motivo del estreno de la película y que pueden encontrar en esta misma página web, así que no voy a extenderme en lo referido a ese aspecto, pero sí quería destacar aquí la capacidad de Calparsoro para edificar película siguiendo la fórmula del cine de género, pero sin dejar de interesarse sobre todo por los personajes como elemento central de sus historias.

Por lo referido al género, Cien años de perdón tiene el acierto de combinar con fluidez y habilidad un arranque propio del cine de atracos a bancos, tipo Tarde de perros o Plan oculto, a las que puede recordar en su arranque, con un giro posterior hacia el cine de conspiraciones, pasando así a una crónica negra que además de sacarle el máximo partido a la localización del relato en la ciudad de Valencia y su peculiar red de metro como ubicación física que elude lo obvio ha tenido la cualidad de ser casi premonitoria en cuanto a los casos relacionados con la corrupción que han salido a la luz en las últimas semanas, una vez que la película estaba ya rodada y a punto de estrenarse.

En la construcción de esa mezcla de géneros que continuamente permite a la historia no quedarse estancada y seguir ofreciendo giros al espectador merced a una rica y variada panoplia de personajes que van relevándose en el acompañamiento de los protagonistas principales del relato, esto es, los atracadores de la sucursal bancaria y una de sus rehenes, tiene notable mérito el equilibrado trabajo de guión que hace el siempre afinado Jorge Guerricaechevarría, que ya sacara el máximo partido como instrumento de reflexión y denuncia de clave social a su encuentro con el género en Celda 2011, una película que, salvando las distancias, me ha recordado bastante Cien años de perdón. Ambas comparten la presencia entre los actores principales de un Luis Tosar que nunca defrauda y siempre da el ciento diez por ciento en sus personajes. Además viene aquí muy bien acompañado por Rodrigo de la Serna, Raúl Arévalo, Patricia Vico, José Coronado, Marian Álvarez y Luciano Cáceres, todos ellos destacables en su papel como protagonistas colectivos de una trama que se complica cada minuto y que vuelve a demostrar que con repartos tan bien armados como éstos el cine español no debería necesitar más munición para abrirse paso entre las preferencias cinéfilas de los espectadores cada semana.

Resumiendo: otra apetecible y capaz muestra de cine policíaco creado en España.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 29 Marzo 2016 15:59
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp