Fallida producción histórica española. Una pena, porque el intento era como poco arriesgado, interesante y curioso desde el inicio, con Morena Films dispuesta al frente de la producción, con uno de nuestros actores más internacionales como es Antonio Banderas como protagonista, y con un director de prestigio (o al menos lo era) como Hugh Hudson, el mismo de Carros de Fuego, dando sentido a la historia. Además con unos notables valores de producción, calidad en la fotografía, en la banda sonora (de Mark Knopfler ni más ni menos) y un reparto de actores notables acompañando a Banderas, con nombres como Ruper Everett, Maryam d’Abo, Irene Escolar, Nicholas Farrell o Clément Sibony. Pero, al final, lo que falla en la película es el guión, no lo que rodea a la misma.

La película cuenta la historia de Marcelino Sanz de Sautuola, interpretado por Banderas, un hombre acomodado que vive con su familia en la Cantabria de 1868, aficionado a la ciencia, y a la evolución de la humanidad desde nuestros orígenes. Un científico aficionado, como él se considera, que descubre en sus tierras, en unas cuevas, unas pinturas rupestres que podrían cambiar todo lo que sabemos de la humanidad, de dónde venimos, cuándo se originó el arte… El problema es que Marcelino se encuentra con la oposición de la Iglesia, cerrada al cambio y a las ideas de la ciencia, heréticas, y de la comunidad científica empeñada en demostrar que es un fraude por no dar su brazo a torcer y reconocer que ellos, los más expertos y sabios del mundo, estaban equivocados…

Una historia que podría ser interesante, con esos mimbres, pero que no termina de encajar casi nunca, porque no es capaz de decidirse. No sabe qué quiere ser. Si el sueño de locura de una niña joven y su padre, si un drama sobre un hombre dispuesto a perderlo todo, incluida a su familia, en busca de la verdad, si cine histórico sobre un hecho que cambió la historia de la humanidad, si una película de suspense, si un thriller político con la iglesia y cómo intentaba mantener su poder sobre la España del siglo XIX… Cabalga entre todos esos géneros sin quedarse nunca en uno demasiado tiempo para desarrollar algo con verdadero brío. Y con apenas 90 minutos de duración… no llega a cuajar nada…

Tomen por ejemplo los sueños febriles de la hija, con bisontes de por medio, que uno nunca sabe realmente qué pintan en la historia, mientras la trama eclesiástica, la lucha de poder, el desacreditar a Marcelino… todo queda desdibujado en la película. El drama familiar, da vueltas continuamente sin llegar a ningún puerto… Toda la gran producción, el esfuerzo de los actores, la preciosa fotografía, los paisajes, los decorados… todo se pierde por una historia que no sabe bien qué quiere ser, a la que le falta chispa y alma, y que parece incluso que ha perdido partes en montaje. Un gran esfuerzo, pero una película finalmente fallida…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2016 16:57
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp