Kiki, El Amor se Hace ****

Marzo 29, 2016
Paco León se confirma como un excelente realizador. Lo que ya se intuía tras las dos entregas de Carmina, llega a confirmarse por completo con Kiki, a la que podemos reprocharle que el título no sea quizá el más acertado, pero que contiene una poderosa fuerza animal en sus imágenes, mucho sentido del humor, un gran conocimiento de lo que es ser humano y mantener una relación sentimental (o buscarla), un reparto de actores en estado de gracia y un gran talento para plasmarlo todo en imágenes de forma sencilla pero convincente, sin caer en el empacho visual, ni tampoco en la vulgaridad… Tiene recursos el actor y director, y se enfrentaba a un reto considerable, apartarse del estilo “falso documental” por así llamarlo, para meterse de lleno en una película de historias cruzadas, heredera de Vidas Cruzadas sin ir más lejos…

La película toma, de este modo, la forma de varias historias. La de un marido al que su mujer apenas deja que la roce, una joven que tiene problemas para encontrar pareja, un matrimonio que busca tener un hijo pero en el que ella no disfruta en la cama, una joven pareja donde las filias de ella crean cierta tensión o un matrimonio en el que la presencia de una tercera persona pone en peligro todo en lo que ambos creen… Entre todos ellos, las muchas filias sexuales que llenan el mundo, tan diversas como divertidas a veces si se ven desde fuera, o puede que nos llamen la atención, o que sean el principio del drama… Y todo eso con una ajustadísima duración…

El reparto está a la altura del reto y sabe moverse con brillantez entre el drama y la comedia. Desde el propio Paco León a Belén Cuesta (convertida aquí en objeto de deseo), Alexandra Jiménez, Luis Callejo, Candela Peña, Luis Bermejo, Natalia de Molina o Álex García son la clave para contar estas pequeñas historias. La clave, que la película hace reír. A carcajadas. Los personajes son tan dispares y, a veces, disparatados, que sólo pueden ser personas reales, gente de verdad, perfectamente interpretada, con mucha miga, con esas peculiaridades tan divertidas y únicas. Además, el humor va creciendo y el director se guarda el mejor gag para el final (simplemente desternillante).

Y al mismo tiempo el drama cuadra, se siente, es real, está perfectamente representado, con todos los problemas de comunicación que tenemos entre nosotros, lo que hace que el tema del sexo sea un punto de partida excelente para mostrarnos lo que somos, nuestras miserias, nuestros miedos… Todo eso con sencillez. Podía haber optado por la comicidad absoluta y casi ridícula, o por un drama absoluto… pero no. Paco León crea un universo de personas de carne y hueso que, como nosotros, se debaten entre el humor y el drama. Le falta algo de desarrollo en un par de tramas, sobre todo del lado dramático (la pareja de novios jóvenes…) pero el resultado es una comedia con mucha miga, que nos hará pasar un gran rato y, además, pensar…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2016 16:57
H