El libro de la selva ****

Miguel Juan Payán Abril 11, 2016
El libro de la selva. Posiblemente la mejor película de aventuras de la temporada.

La mejor adaptación de la obra de Rudyard Kipling nos llega de una brillante fusión entre la animación por ordenador y una gran interpretación de un protagonista de carne y hueso, Neel Sethi, un crío que nos desarma con su naturalidad ante las cámaras, su capacidad para dar todos los matices de su interpretación y su facilidad para interactuar con gran imaginación con todos los animales de animación que le rodean en esta aventura.
Visualmente espectacular, esta nueva adaptación de El libro de la selva sigue en cierto modo la película de animación estrenada por Disney en 1967, pero lo mejor de su propuesta es que desarrolla su propia personalidad y se decanta hacia una mayor madurez a la hora de mostrar los conflictos, ambientes y situaciones, así como la propia aventura. Es más oscura, incluso cuando incorpora dos o tres canciones que nos recuerdan aquella otra película de animación. Ejemplo de ello es la presentación del Rey Louie interpretado por Christopher Walken, un Gigantopiteco que realmente resulta inquietante, sumido en la oscuridad, haciendo una aparición realmente siniestra en uno de los mejores momentos de intriga y acción de la película. Otro ejemplo de ese lado más maduro de la película es la aparición breve, pero contudente, de la serpiente Kaa, a la que presta su peculiar y seductora voz Scarlett Johansson y que de paso sirve para introducir un flashback esencial para contar la historia de Mogwli de forma fluida y eficaz. Además Johansson interpreta la segunda canción de los créditos y demuestra por qué hay que tenerla en cuenta como una de las mujeres más sexys del cine del momento, no sólo por sus incuestionables curvas, sino por esa voz demoledora capaz de seducir al bicho más frío de este planeta, serpientes incluidas. Tremenda.

En general las voces son uno de los mejores aportes a la calidad y madurez de la película, con Bill Murray como el oso Baloo, Ben Kingsley como la pantera Bagheera e Idris Elba como el tigre Shere Khan, cuya presentación como villano es visualmente majestuosa y marca el espíritu de carrera-persecución de todo el relato, que no en vano se presenta, muy astutamente, precisamente con una trepidante secuencia de acción por la selva que nos atrapa desde el primer momento en la película.
Además durante todo el metraje, merced a la brillantez del trabajo y la técnica visual, estamos realmente en la selva con Mogwli, o nadando en el río, o trepando por las colina para robar la miel de abeja. En mi opinión, El libro de la selva es la mejor película de Jon Favreau, pero además es ese tipo de película capaz de hacer que toda una generación de niños y jóvenes se enamore definitivamente del cine siguiendo las trepidantes aventuras de este héroe infantil sólo en su físico, pero no tanto en la manera en que se desenvuelve en la historia y en pantalla. Eso precisamente facilita que sea una película capaz de satisfacer a un amplio abanico de espectadores, desde los 10 a los 70 años.
Quien esto escribe se lo ha pasado muy bien viéndola y la recomienda sin dudar. De lo mejor que vamos a ver este año.
Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 03 Mayo 2016 10:50