Mascotas ***

Agosto 03, 2016
Simpática aventura familiar que seguro es el inicio de una nueva saga animada. Así lo demuestra la taquilla americana, donde la película lleva casi 300 millones recaudados y, además, lo hace con un presupuesto muy inferior al de la competencia, apenas 75 millones de dólares, que es menos de la mitad de lo que costó Buscando a Dory, por ejemplo, el gran éxito del año. Pero Mascotas se ha hecho un hueco y de la mano de los responsables de Gru y Los Minions, consigue encandilar al público porque sabe dónde tocar a espectadores de todas las edades, para convertirse en una película muy interesante y divertida, con un encanto muy especial, y tomando de referente una de las películas de animación más queridas de todos los tiempos.

Negar que la trama de Mascotas tiene bastante en común con Toy Story es vivir ciego a la realidad, pero la película sabe aprovechar ese armazón, ese viaje de regreso a casa de dos personajes enfrentados que deben aprender a superar sus diferencias y consiguen forjar una gran amistad, para incorporarle elementos que la hacen única, por encima también de otras películas animadas protagonizadas por animales. Principalmente elementos de humor como esos gatos callejeros (si pueden, disfrútenlos en versión original), esos animales abandonados (el conejo psicópata es el rey de la función) o el resto de mascotas del grupo inicial que, sin embargo, no tienen el protagonismo que deberían, como ese halcón, el abuelo perro… La fiesta en casa de ese personaje es un momento que podía haber dado más de sí. Sabe a poco, por ejemplo.

La película se maneja con soltura en una zona de confort que hará las delicias de los más pequeños y no aburrirá a los mayores, hará reír y los personajes tienen muchos realmente carisma, pero le falta arriesgar un poquito, llevar la carga emocional un paso más allá. O el humor. Es buena, sin duda. La animación no está al nivel de los pesos pesados, pero es lógico con el precio de la película. Y no es un punto negativo. Es fluida, es efectiva y es excelente. No la comparemos a ese nivel, no es justo. Centrémonos en los valores de los guiones, la historia, los personajes. Ese debe ser su juego.

Su problema finalmente es que muchos la compararán con Toy Story, y otros sentirán que no llega todo lo lejos que puede, que no aprovecha situaciones o personajes. Ese caniche metalero, los propios gatos callejeros, el humor gamberrete… da la sensación de que podría haber ido un paso más allá. Quizá contando otra historia, no usando protagonistas tan típicos, quizá jugándosela a otra carta para hacer algo distinto. A este estudio ya le pasaba en Gru y en su secuela, y mucho menos en los Minions cediendo protagonismo a los personajes amarillos. Quizá ahí resida la clave para dar el salto y convertirse en un peso pesado no sólo en la taquilla. También en la memoria del espectador. Repito, sin olvidar que la película sigue siendo muy entretenida y muy divertida. Pero no es memorable.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Jueves, 25 Agosto 2016 20:59
H

Artículos relacionados (por etiqueta)