Un buen blockbuster veraniego. Mucho mejor de lo que la gente espera. Y mira que le han llovido palos a la película desde mucho antes del estreno, entre gente que no quería ver un remake de la popular franquicia de los ochenta y gente que no quería ver a cuatro mujeres ocupar el lugar de cuatro hombres en la gran pantalla. Busquen la excusa que quieran, pero la película no es ni mucho menos el desastre que muchos deseaban que fuese, tirando del carro de una nostalgia absolutamente desenfocada. Sí, los remakes son innecesarios en el 99% de los casos. Pero una vez puesto en marcha, cuando ya no hay vuelta atrás, lo mejor que se puede hacer es dejar de quejarse y disfrutar del viaje.

La trama es bastante similar a la historia original de la primera película. Cuatro personajes, en este caso cuatro mujeres, que se unen para investigar fenómenos paranormales pese a que el mundo las tache de locas. Lo que nadie espera es que realmente estas fuerzas del más allá existan y, cuando se desaten por completo, quede en manos de ellas salvar al mundo. Forman un buen equipo Wiig, McCarthy, McKinnon y Jones, se nota la química entre ellas y el humor que despliegan junto al resto del reparto, donde, digan lo que digan, destaca un Chris Hemsworth haciendo de rubio guapo y tonto que consigue arrancar muchas risas con su forma de actuar y la estupidez del personaje. Andy García tampoco está mal en su papel de alcalde de la ciudad, con un punto de vista del asunto… diferente. Y efectivo.

El humor funciona. Se van a reír con la comedia física, con los chistes verbales, con las referencias sexuales, con la estupidez y el surrealismo de algunas situaciones (McKinnon y su personaje son quienes gobiernan este caos… con más caos. Magnífico personaje). Da igual si, por ejemplo, McCarthy no les hace gracia, seguramente Wiig lo haga. O Hemsworth, o hasta Jones, que es la que peor sale parada de la historia, con un personaje muy tópico, pero que no llega a los límites que muchos anunciaban. Y los fantasmas son todo un despliegue de espectáculo visual y terror, terror familiar eso sí, pero terror a fin de cuentas, porque hay diseños brillantes (el electrocutado, la mujer de la mansión, los soldados…).

Al final, tras dos horas de entretenimiento puro y de mucho humor gamberro, de bastantes risas y espectáculo, lo que le afea el gesto a la película es que su director, Paul Feig, no sabe por un lado separarse por completo de la historia original. El guión es demasiado parecido al de la película original en lo que a trama se refiere. Es idéntica, demasiado. No hay ninguna sorpresa. No desnuda ni desmonta la trama para hacer algo distinto con la misma base. Una pena. Y tampoco aprovecha todo el potencial visual, quizá porque es la primera vez que se encuentra con tantos efectos visuales. A parte de eso, una película que cumple a la hora de entretener y que funciona muy bien. Vayan a verla.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Viernes, 02 Septiembre 2016 12:02
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp