Crítica de la película Ben-Hur de Timur Bekmambetov  (2016)

Sin la épica de las dos versiones cinematográficas anteriores. Una película equivocada.

Adaptación equivocada de la novela de Lewis Wallace, no llega a alcanzar el tono épico de la versión muda dirigida por Fred Niblo ni de la versión en color que dirigiera William Wyler y protagonizara Charlton Heston. Es una revisión no sólo innecesaria sino absolutamente sin brújula temática de la trama original. El tema de la novela de Wallace y de sus anteriores adaptaciones al cine fue siempre el de la venganza del protagonista y su camino hacia la redención y el perdón. No es algo que parezca interesar en exceso a esta nueva versión para el cine que manifiesta tener una visión muy reductora y simplista de lo que es realmente Ben-Hur. Da la sensación de que Timur Bekmambetov y el resto de los responsables de esta nueva visita del cine a las peripecias del príncipe judío Judá Ben Hur han decidido que lo más interesante y definitorio de la historia es la carrera de cuadrigas (con la que de hecho comienzan la historia), y como mucho la batalla en el mar. Es decir: la acción.

El resto les parece algo que pueden manejar con una ligereza llamativa que manifiesta su punto más alto de superficialidad en la manera en que abordan la figura de un Cristo totalmente descafeinado con una agonía en la cruz acelerada y en elipsis. De hecho, debe ser una de las crucifixiones más flojas y más simplonas, a la par que una de las más veloces de la historia del cine. Tan rápida que habrá batido algún récord. Independientemente de lo que cada cual opine sobre la religión en general y el Cristianismo en particular, lo cierto es que el título de la novela de de Lewis Wallace no es Ben-Hur: A tale of the Christ por casualidad. Cristo es un elemento destacado en todo el relato y aquí está visualmente e interpretativamente muy deslucido y descafeinado, casi como un invitado no deseado de las peripecias de Ben Hur y Mesala. Dicho sea de paso, Rodrigo Santoro en el papel de Cristo, Toby Kebbell en el papel de Mesala y Jack Huston en el papel de Ben Hur están, todos ellos, mal dirigidos. Y todos ellos son buenos actores. Huston se pasa la película con una cara de pasmo que sólo desaparece por breve espacio de tiempo en la carrera. Kebbell parece haber sido instruido expresamente para poner morritos como si fuera Hayden Christensen interpretando a Annakin Skywalker en El ataque de los clones, algo que está muy por debajo de su talento como actor. Y Santoro es un Cristo del montón, que sale siempre visualmente del montón de gente, desdibujado, nada que ver con esa mítica aparición de Cristo en la secuencia de la versión de William Wyler. El empeño por dibujar un Cristo desprovisto de su naturaleza divina se salda equivocadamente con una visión muy endeble del personaje. El único que se libra de la quema es Morgan Freeman, pero eso es porque a Morgan Freeman no hace falta que le dirijan. El tío es un auténtico titán que puede con todo, nunca se rinde, y al que le da igual lo que le pongan alrededor y la flojedad del papel que le toque interpretar: automáticamente lo dignifica.

En lo referido a la carrera propiamente dicha, plano por plano, carece de la épica de las versiones anteriores. Le falta ese concepto de sinfonía que debe tener una película y que sí consiguió por ejemplo Ridley Scott en Gladiator.

Y luego está el final: infumable y que nos lleva al territorio del absurdo. Habría sido mucho más interesante que nos contaran todo el asunto desde el punto de vista del antagonista y lo titularan Mesala. Pero lamentablemente les ha faltado valor para meterse en ese curioso huerto.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 07 Enero 2019 19:46
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp