Crítica de la película Ha nacido una estrella 

Gran tarjeta de presentación de Bradley Cooper como director y Lady Gaga como protagonista de cine. Una película que seguro sonará en alguna categoría durante la temporada de premios, y que presenta una historia de sobra conocida por todos, porque es la cuarta ocasión que llega a las pantallas, y en esta, la verdad, creo que podemos decir que es la mejor de las cuatro. La historia de William A. Wellman y Robert Carson fue presentada al público por primera vez en 1937, con Wellman a los mandos de la película como director. Seguramente la más conocida fuese la de 1976 con Kris Kristofferson y Barbra Streisand. Y la mejor hasta la fecha era la de George Cukor de 1954. Hasta la fecha, claro.

La película cuenta la historia de un cantante de country, en la cúspide de su carrera, acosado por diversos fantasmas, como el alcohol, las drogas y los problemas de salud. En su camino se cruza una joven con un talento arrollador y mucho que contar. Surge la magia y surge el inicio de una historia que nos lleva a ver cómo el ascenso de uno de ellos dos, supone la caída del otro. Nada nuevo, nada original, así que la diferencia reside en quién y cómo cuenta la historia, y ahí entra en escena Bradley Cooper, debutando como director, para contar una historia muy sencilla, pero de forma muy poderosa, con elementos que bordean muy bien el melodrama, cuando no se zambullen sin complejos directamente en él, en los momentos necesarios.

Cooper emplea el encuadre y la cámara de forma elegante y precisa, como su fuese un personaje más que revolotea alrededor de los personajes y se mete entre ellos. Pese a ser un musical la cuenta casi como si fuese un thriller criminal, como puede notarse en el uso de la cámara al hombro. Otro de los aspectos en los que destaca la película es en la química entre sus dos protagonistas. Tanto Bradley Cooper como Lady Gaga están magníficos, pero además muestran una química eléctrica en pantalla, que llega a su máximo exponente la primera vez que ambos cantan juntos sobre un escenario. Es uno de esos momentos mágicos del cine que son escasos, pero esta película los tiene. Aupada también por una magnífica banda sonora y canciones.

Suena a premios, porque sorprende el despliegue de poderío de Lady Gaga, y la madurez y sobriedad del director y protagonista. Y la presencia del reparto de secundarios (los homenajes a la serie Alias, con Greg Grunberg o Ron Rifkin, son magníficos) es una pasada, como Sam Elliot, Dave Chapelle o Andrew Dice Clay. Si algo le podemos echar en cara a este excelente musical es que, pese a que es más valiente que las versiones anteriores, no aporta realmente nada nuevo, y que resulta una película un pelín larga, con 15 minutos que podrían ser eliminados sin problemas. Quizá no hacía falta un remake más de esta historia, y otra nueva con Lady Gaga y Cooper nos hubiese interesado tanto o más. Pero esta funciona a las mil maravillas, sea como sea.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Miércoles, 07 Noviembre 2018 23:49
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.