Un día más con vida ★★★★

Crítica de la película Un día más con vida

Espectacular trabajo artístico de Raúl de la Fuente y Damian Nenow. La pareja de cineastas mezcla con inteligencia animación y acción real, en un relato electrizante.

El periodista polaco Ryszand Kapucinski se convirtió en uno de los pocos informadores europeos que pudo quedarse en Luanda (Angola), cuando el país declaró su independencia de Portugal. Fruto de su intensa experiencia y de los testimonios logrados, el citado profesional de los medios escribió el libro Un día más con vida, que ha servido de guía argumental a Raúl de la Fuente y Damian Nenow para elaborar el sorprendente guion de la homónima película.

Desde los títulos de crédito, el pálpito de asistir a un largometraje diferente a los que habitualmente asaltan las salas de exhibición acude a la mente de los espectadores. A medias entre la animación y el documental de acción real, la pareja de directores monta una epopeya heroica sobre la guerra civil de Angola, narrado a través de los ojos y la figurada voz de Ryszand Kapucinski.

Una cierta similitud en cuanto a la elaboración de la parte dibujada con Loving Vincent trasciende nada más contemplar los primeros fotogramas de Un día más con vida, donde los múltiples personajes exponen la anunciada destrucción progresiva de un país que esperaba caminar por sí mismo en el concierto internacional.

La cinta arranca con el periodista polaco Ryszand Kapucinski en un hotel de Luanda. La situación en la que se encuentra la ciudad es caótica, y la prensa extranjera ya ha abandonado la zona. Sin embargo, Kapucinski se niega a dejar de transmitir. El ánimo por preservar los valores e ideales del Periodismo de raza estimula al protagonista, y le lleva a trabar amistad con las personas que le pueden ayudar a viajar donde combate sin tregua el mítico comandante Farrusco.

Precisamente, la incorporación del legendario militar de origen portugués aporta al relato una especie de vitalidad necesaria; y lo acerca tímidamente a las profundidades abismales descritas en El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad. No obstante, el rol que más humaniza la historia no es otro que el de la guerrillera Carlota, que aparece como una mujer cargada de razones y amor hacia su pueblo; la cual perece en un enfrentamiento con las fuerzas opositoras al Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA).

Tales elementos, más las constantes reflexiones y testimonios ejecutados por algunos de los participantes en la contienda, sirven a De la Fuente y a Nenow para armar una película brillante a nivel artístico.

Quizá, una de las mayores pegas esté en que la versión del conflicto angoleño se encuentra únicamente centrada en las palabras de Kapucinski, y de los personajes que le rodearon. Esto puede provocar que los hechos queden un tanto monolíticos en su análisis; pero, ante la incorporación de escenas como la de la matanza de civiles y militares en una carretera desértica, ninguna visión distinta es capaz de borrar el salvajismo de un acto semejante.

Jesús Martín

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Martes, 06 Noviembre 2018 07:56
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Martín

Soy un auténtico apasionado de las películas que despiertan la imaginación

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp