Killers *

Jesús Usero Agosto 13, 2010

Nunca he tenido nada en contra de Ashton Kutcher o Katherine Heigl. De hecho, siempre que la gente ha atacado a Kutcher como actor, yo defendía que el hombre no iba a ganar un Oscar ni pretendía hacerlo. Simplemente conectar con el público y parecer uno de ellos. Y algo tenía que estar haciendo bien cuando sus películas se convertían en éxitos de taquilla. Quizá Heigl últimamente ha pasado demasiado tiempo dando imagen en pantalla a un tipo de mujer irritante y algo repelente, algo que podemos ver en películas como La Cruda Realidad o Lío Embarazoso. Pero aún así no hay muchas parejas que puedan resultar a priori más simpáticas para protagonizar una comedia de acción. A priori.

A alguien parece habérsele olvidado que sólo con dos estrellas en ascenso no se obtiene un éxito en taquilla, ni una buena película ya que estamos.

Está siendo un verano lleno de este tipo de cine. Ex-Posados, Noche y Día y ahora Killers. Y por mucho que todas ellas tienen un espíritu similar, ninguna logra mantener el tipo y parecerse, ni en recaudación ni en estilo, a lo que todas aspiran. Sr. y Sra. Smith.

killers_katherineheigl_ashtonkutcher1-500x332

Para muchos será cosa de la química. Y es cierto que el ambiente de tensión sexual que tenían Pitt y Jolie en aquella cinta (que no olvidemos que no era ninguna obra maestra) no consiguen emularlo ninguno de sus imitadores. Pero quizá el mayor de los problemas sea el director. Mientras aquella tenía a un hombre como Doug Liman, experto en cine de acción, esta nueva remesa de cine de lo que puede llamarse comedia romántica de acción, está llevada a cabo por nombres más ligados a otros géneros. En este caso directamente ligados a la comedia romántica, como Robert Luketic.

Ya puestos, es uno de esos directores cuya firma cuesta distinguir cuando se ven sus películas, y que bien podríamos confundir con gente similar, como Andy Tennat, por cierto, director de Ex-Posados.

Esa ausencia de personalidad a la hora de contar la película, es el mayor daño que se le puede hacer a una cinta como ésta, donde todo está ya más que visto y donde se requiere un mínimo de gancho visual para atrapar al espectador. En favor de Luketic diremos que el inicio de la cinta en Francia es un intento de hacer algo parecido, pero no supera los primeros quince minutos y desaparece una vez la historia principal llega a Estados Unidos. Ese inicio tiene un tono de comedia de espías y enredos muy sano, que se pierde casi al instante.

Killers-Movie-Trailer-10-2-10-kc

La historia ni es original ni lo pretende. Una pareja casada que vive un matrimonio aburrido y sencillo, pero encantador, y que pronto se ve envuelta en el pasado de Ashton Kutcher, un ex-asesino de la CIA que se encuentra perseguido por varios asesinos a sueldo que pretenden acabar con su vida, sin que él entienda por qué, y viendo como su esposa, Heigl, que desconoce su pasado, se ve arrastrada en esta espiral de violencia.

EL problema es que no hay química entre ellos. No hay tensión sexual. No hay pasión. Ni siquiera al principio, cuando se conocen y se enamoran. Más que un matrimonio joven, o dos enamorados, parecen un par de colegas o compañeros de piso. Y así no hay manera. Al menos en Ex-Posados y Noche y Día algo de eso sí que había. Algo de chispa. Algo de química. Algo de humor que, aquí suele brillar por su ausencia.

Pero aquí nada de nada... Así es complicado no ya implicarse en la historia, sino pasar un buen rato con la cinta. No hay por donde cogerla y sólo algunos detalles la salvan del tedio más absoluto. Son pocos, pero son retazos de lo que podía haber sido, como esa pelea en las oficinas de Kutcher con una de las asesinas, llena de violencia y de incorrección política (un hombre y una mujer sacudiéndose de lo lindo). O los padres de Heigl, un Tom Selleck haciendo del típico padre sobreprotector y ex militar, y una Catherine O'Hara que se lleva los mejores momentos de humor de Killers de calle con su obsesión por el alcohol a cualquier hora del día.

Por lo demás ya sabemos lo que va a ocurrir en la película minuto a minuto. Cuando y quién va a aparecer. Quién es un asesino y quiñen no. EL villano de la función... Todo es previsible, algo que muchas veces no es malo, pero que a la ausencia de chispa de la película no le sienta precisamente bien. Repito, en estas películas no se trata de sorprender, más bien de agradar y entretener. Algo que Killers no consigue muy a menudo en su hora y media de metraje.

killers 4

Tampoco nadie va a llorar por ella. Quiero decir, no es que se note que existe una gran película escondida en sus fotogramas ansiando salir a la luz y que nadie se haya dado cuenta ni haya sabido explotarlo. Su guión es tan plano como convencional y no hay más que rascar por ese lado. Simplemente tenía que ser una cinta divertida en alguna medida y entretenida.

Ese problema de guión se observa ante todo en su final, que no vamos a revelar, aunque no creo que nadie se lleve una sorpresa. Puede ser, perfectamente, uno de los finales más absurdos, precipitados, mal contados y peor escritos del año. Nada tiene sentido, las piezas no encajan y el espectador se queda con la molesta impresión de que le están tomando el pelo de muy mala manera, sin ningún estilo. Es tan nefasto el final, que puede hacernos obviar los pequeños buenos detalles que Killers tiene y que comentaba antes. Te quedas con cara de tonto.

Así que, por desgracia, Killer no va a sacarnos del tedio durante un rato este verano. Los seguidores incondicionales de los protagonistas supongo que la disfrutarán, sobre todo de Kutcher sin camiseta. El resto seguramente ignorará la cinta y esperará a que tiempos mejores vengan.

Si al menos la hubieran hecho divertida...

Jesús Usero

Modificado por última vez en Viernes, 13 Agosto 2010 21:35