Imprimir esta página

A la Sombra de Kennedy ★★★

Noviembre 19, 2018
Valora este artículo
(0 votos)

Crítica de la película A la Sombra de Kennedy

Interesante biopic de una figura poco conocida.

Un presidente americano que vivió a la sombra de su predecesor, del que fue vicepresidente, hasta cuando se convirtió él mismo en presidente norteamericano. Hablamos de la figura de Lindon B. Johnson, el LBJ del título original de esta película de Rob Reiner, y que siempre estuvo a la sombra de JFK. Un hombre del sur, de fuertes convicciones y que fue clave en muchos determinados momentos, pero sobre todo un hombre que será recordado por haber heredado el puesto de presidente de Estados Unidos tras el atentado que acabó con la vida de Kennedy, y que posteriormente tuvo gran importancia en el devenir de la guerra de Vietnam y sus consecuencias para su país.

La historia se centra en los años que van desde que Kennedy se presenta a la candidatura del partido demócrata, enfrentándose con el propio Johnson, hasta el momento en que éste debe hacerse con las riendas del país tras la muerte del presidente. No es un viaje excesivamente largo, ni tampoco aburrido, pues la película no alcanza los 100 minutos de duración. Además, desde el principio, la película intercala los recuerdos del pasado con el viaje a Dallas, hasta llegar al asesinato de Kennedy. Un viaje de final muy claro, que pese a ello mantiene siempre el ritmo y el interés, porque no se trata de lo que cuenta, sino de cómo lo hace, con el punto de vista de un Johnson, ignorado muchas veces, que resulta sorprendente.

Para ello el director se rodea de un reparto magnífico en el que destaca como casi siempre un Woody Harrelson con un maquillaje más cercano al de Gary Oldman en El Instante más Oscuro, que al Leonardo DiCaprio de J. Edgar. Entiéndase esto como que el trabajo de maquillaje es excelente. El resto de nombres son gente tan interesante como Richard Jenkins, C. Thomas Howell, Jannifer Jason Leigh, Bill Pullman y dos en particular, Michael Stahl-David y Jeffrey Donovan, dando vida a los hermanos Kennedy, Bobby y John respectivamente. No es fácil su labor y consiguen sacarla adelante con un punto de frescura y sobre todo muchas tablas. Si ven la película en inglés, fíjense en el acento de Donovan…

Pero no todo es perfecto ni maravilloso. Reiner, que ha sido un director con mucha fuerza en el pasado y alguna película realmente memorable (Cuenta Conmigo, La Princesa Prometida, Algunos Hombres Buenos, Misery…) ha perdido ese empuje visual que tenía en el pasado. La película tiene el aspecto y la narrativa de una película para televisión, sin alma, sin fuerza, sin empuje, y con un tramo final en el que todo se cae y se convierte en una película bastante irregular. Desde que la acción en Dallas termina, la película pierde el rumbo y el interés para los espectadores. Además de nunca, nunca, entrar en el tema Vietnam, que es lo verdaderamente interesante sobre el personaje. Es una pena pensar en lo que podía haber dado de sí. Por ahora es correcta, pero nada más.

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Viernes, 30 Noviembre 2018 09:55
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Lo último de Jesús Usero

Artículos relacionados (por etiqueta)