Imprimir esta página

Crítica de la película Glass de M. Night Shyamalan

Esperábamos más del regreso de Shyamalan a estos personajes.

Si algo tengo claro después de ver la película es que no se trata de una mala película, ni mucho menos. Es una película buena, solvente, bien narrada y bien planteada, con momentos épicos y con un tono adulto en muchos momentos que no se ve casi nunca en el género, pero que en Glass tiene sentido por el carácter de la propia película y del universo que la rodea. Pero no es memorable. Si para quien esto escribe, El Protegido es la mejor película de Shyamalan, y además Múltiple supuso el regreso del director por la puerta grande (no olvido La Visita, simplemente que ésta era la importante), todos esperábamos más de esta tercera película ambientada en ese universo. Y la película no cumple las expectativas.

No voy a contar nada especialmente revelador de la trama para que la audiencia no descubra demasiado antes de entrar en la sala de cine, pero cabe señalar que nos encontramos a David Dunn (Bruce Willis) que continúa con la labor que comenzó hace 19 años, y que busca incansablemente a Kevin (James McAvoy), nuestro protagonista de Múltiple. Junto a ellos tendremos de vuelta a Spencer Treat Clark como el hijo de David, Anya Taylor Joy como Casey, Sarah Paulson como la curiosa doctora Ellie Staple y, por supuesto, Samuel L. Jackson como Don Cristal, o Elijah Price, lo que ustedes prefieran. Con esas cartas la película destaca con su reparto, claro, pero el rey de la función sigue siendo McAvoy y sus 24 personalidades…

La película tiene fuerza narrativa de inicio a fin, sin duda. Shyamalan está en plena forma en ese sentido y lejos quedan desastres como After Earth, El Incidente o Airbender. Aquí tenemos al director en plena forma en momentos como el primer encuentro entre David y La Bestia, o la presentación de Don Cristal. O el propio final. Lo que no tengo tan claro es, todavía hoy, si el director es un fanático de los cómics o no se ha leído un cómic en su vida, y el tema de ediciones limitadas (qué tendrán que ver con la trama las ediciones limitadas… si fuese una serie limitada, quizá) me parece demostrarlo.

Tampoco podemos obviar el hecho de que a la película le sobra metraje, como a Múltiple. Una nueva pasada para aligerar al menos 15 minutos la historia, serviría para mejorar el resultado. Aunque el verdadero pecado es el propio final. Tras tres películas, el director, obsesionado como siempre con sus giros de guión, no arriesga, ni consigue la catarsis que busca. Es más, si uno es lector de cómics, la escena final puede colar, pero a quien no sea lector le puede parecer una bobada y darle por reír. Es la decepción de quien esperaba más, y de quien sabe, según está viendo Glass, que hay una película notable, como poco, en su armazón, y nunca se arriesga a intentar llegar a ella. Siempre opta por lo fácil, dejándonos con la sensación de que han cumplido el expediente, nada más. Sí, es buena, pero queríamos mucho más…

Jesús Usero

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Modificado por última vez en Viernes, 18 Enero 2019 11:56
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Lo último de Jesús Usero

Artículos relacionados (por etiqueta)